2008-12-07 05:00:00

El fantasma de la recesión llegó a Colombia

El Gobierno Nacional, el Congreso y todos los sectores económicos y gremiales, debemos aunar esfuerzos para enfrentar el fantasma de la recesión mundial que ya llegó a Colombia y que nos hace suponer que en el 2009 tendremos que vivir con el cinturón apretado.

Comparta este artículo ›

El fantasma de la recesión llegó a Colombia

La recesión de la economía americana se traslada a la nuestra porque las exportaciones se disminuyen debido a que se reduce la demanda, bajan los precios de venta de nuestros productos básicos, café, petróleo, carbón, etc.; aumenta el desempleo, se disminuyen las remesas al país y se hace más difícil el financiamiento.

A todo esto tenemos que sumarle las confrontaciones políticas y económicas con la economía venezolana, nuestro segundo socio económico. Todos estos factores influyen en los ingresos a la nación y causan déficit fiscal.

El ejecutivo nos engañó cuando dijo que el país estaba “blindado” en esta coyuntura económica. Ahora dice el Banco de la República que la recesión sí nos afectará porque el efecto dominó implica a todas las economías incluidos los socios de Colombia. La globalización de la recesión disminuye las posibilidades de vender nuestros productos y de obtener financiamiento externo.

Los más pobres tienen que enfrentar los rigores de esa imprevisión gubernamental, en un país que se cae a pedazos por el efecto de las pirámides que le tumbaron a ingenuos “ahorradores” –según cifras de la Casa de Nariño-, más de dos billones de pesos; un déficit público galopante, que de acuerdo con el FMI, alcanza los $6 billones; la asfixiante deuda externa, los fondos de pensiones con pérdidas de $3 billones; y casi un millón de damnificados por el invierno.

 Lamentablemente este Gobierno malgastó el dinero de las vacas gordas y no ahorró para las vacas flacas y esto hace mucho más difícil el manejo de nuestra economía. La gran pregunta es: ¿Tendremos más impuestos? ¿Disminuirá el gasto público? ¿Mantendrá el gobierno las costosas exenciones tributarias a los sectores privilegiados?

Existe recesión cuando el Producto Nacional Bruto (P.N.B.) decrece durante dos trimestres consecutivos. Así lo reconoció la Oficina Nacional de Análisis Económico (NBER) de los Estados Unidos. Las cifras de nuestra economía dicen que con la caída que registran las ventas minoristas, el consumo y la producción industrial, un marcado desempleo y las exportaciones a la baja, la recesión ya llegó a Colombia.

Frente a este panorama desolador el Banco de la República tendrá que bajar las tasas de interés, si se pretende que la industria y el comercio mantengan un flujo crediticio importante y el Gobierno tendrá que replantear incentivos para la atracción del capital extranjero; más subsidios y aranceles selectivos para controlar la inflación y mejorar la producción y la economía.

Hoy, con una inflación del 7.2% hasta noviembre y un crecimiento calculado para el año entrante cercano al 3%, los colombianos recibiremos el 2009 con muchas reservas.

Nota al margen: La situación de los afectados por el fuerte invierno es lamentable. Lo perdieron todo. Solo la solidaridad de los colombianos aliviará su pena. Los congresistas santandereanos sin excepción, tenemos que exigirle ayuda inmediata al Presidente Uribe. Hoy por tí, mañana por mí.

Publicidad

Publicada por: Hugo serrano Gómez*