2008-07-21 02:33:34

¡Qué amiguitos!

La información fue ridícula: El directorio Liberal llamó a cuentas a Serpa. Pero el gobernador, como a los lobos disfrazados en plena fechoría, no solamente no les dio la lana por la que venían, sino que los dejó trasquilados.

Comparta este artículo ‚Äļ

¡Qué amiguitos!

Hugo Serrano, su protegido Carlos Ib√°√Īez y unos personajillos de m√≠nima cuant√≠a, crey√©ndose voceros del liberalismo por autorizaci√≥n del pomposo senador, dieron rienda suelta a una actitud desafiante, rencorosa, irrespetuosa y grosera contra el gobernador de Santander.

Pelaron el cobre con sus exigencias y juicios. Para ellos, posesionarse y empezar a gobernar es aplicar a fondo la n√≥mina, la contrataci√≥n y el presupuesto p√ļblico en politiquer√≠a y corrupci√≥n entreg√°ndoselos a una clientela electorera y hambrienta del patrimonio p√ļblico.

Con suficiencia y pose de jefes dicen: ¬ďEs que Horacio debe aprender de Hugo Aguilar, que s√≠ es amigo de sus amigos¬Ē.

Ellos no son el Partido Liberal, ni nos representan.

Ni m√°s faltaba. Bastaron siete meses para quedarse sin caretas. Bueno es recordar que despu√©s de sacarles provecho e incumplir los acuerdos con la Confederaci√≥n Liberal y de traicionar a sus jefes Tiberio Villarreal y Rodolfo Gonz√°lez y hasta de pedir perd√≥n p√ļblico por haberlos tenido de amigos, ahora Hugo Serrano ofrece quitarse una mano para no aceptarle la renuncia a Serpa. Deber√≠a de darle verg√ľenza su actuar.

Se le olvida que Serpa lo recogi√≥ del pavimento, lo llev√≥ de nuevo al Congreso, le entreg√≥ un movimiento mayoritario y poderoso y un partido vigoroso y victorioso y que, a cambio, con los a√Īos, no solamente no le pudo devolver el movimiento, sino que el partido se lo regres√≥ destrozado y derrotado.

Con Carlos Ib√°√Īez pas√≥ lo mismo. Despu√©s de traicionar a Gustavo Duarte Alem√°n, Serpa lo acogi√≥, lo hizo concejal de la ciudad, secretario de la Procuradur√≠a, asesor del Ministerio de Gobierno, gerente de Empresas P√ļblicas y alcalde de la ciudad, favores que le pag√≥ dejando una estela de mala reputaci√≥n que afect√≥ considerablemente la imagen del hoy gobernador.

No contento con eso, lo traicion√≥, se volvi√≥ uribista para conseguir un contrato en el Ministerio de la Protecci√≥n Social, en la Supersalud y un empleo en Cajanal, pero cuando lo sacaron por razones que a√ļn no ha podido explicar, ahora regresa a pedirle, junto al senador de marras, cuentas a Serpa.

Qu√© atrevidos. Se creen, adem√°s, que ellos eligieron al gobernador. Si el candidato hubiere sido Hugo Serrano o cualquiera de sus compinches como Carlos Ib√°√Īez, Jorge G√≥mez Villamizar o Luis Francisco Boh√≥rquez, o todos juntos a la vez, Didier Tavera los hubiera derrotado 90 a 10.

¬†Y, a√ļn as√≠, insisten en que Serpa es gobernador por ellos. Qu√© amiguitos.

Publicidad
Publicada por: Ramón Ballesteros Prieto