2008-12-11 05:00:00

Nunca te detengas

“Bienaventurados los que en la oscuridad de la noche, creyeron en el resplandor de la luz”, dicen unas palabras anónimas encontradas en este momento aciago, el cual nos ha obligado a reflexionar con Sonia sobre la precariedad de la vida que nos hace buscar una luz de esperanza. Se nos fue Omayra sin saber a qué horas y mientras cuidábamos en su grave enfermedad otra hermana, Irma; ella, silenciosamente, emprendió la partida a mejores cielos y mejor existencia.

Comparta este artículo ›

Nunca te detengas

En un mundo como el que vivimos, podemos olvidarnos del verdadero destino del hombre y dejarnos envolver por muchas cosas que al final de la existencia se tornan sin importancia. Pero cuando la noche del dolor nos cubre y gracias a Dios podemos esperar un amanecer, comenzamos a valorar vivencias más profundas y humanas. Es perentorio, como lo fue en la vida de Horacio y Omayra, no dejarnos vencer, ante cada tropiezo volver a levantarnos y luchar por construir el amor, primero bajo el abrigo de una familia y simultáneamente en el entorno que nos rodea, para ver aparecer un país y un mundo lleno de luz.

La vida, como Santander, la tierra que nos vio nacer, está hecha de cumbres y depresiones, pasando de las unas a las otras en un proceso de vida que es lucha y alegría, hasta llegar a la tierra prometida donde encontraremos la plenitud soñada.

En ese trasegar vivido cerca de Omayra, con nuestros pies de niños, de adolescentes y nuestro caminar de mayores, ella fue hermana, amiga, confidente de nuestros sueños y esperanzas. Nosotros la amamos y ella nos amó, nos parecíamos en la sencillez y entrega en nuestra búsqueda y en el centro alrededor del cual construimos todo lo demás: La familia; en y a través de la cual encontramos a Dios, el amor y los hijos; el camino y la razón de vivir; por eso, hacemos una invitación a todos a no detenernos, con un escrito de la madre Teresa de Calcuta:

Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, / los días se convierten en años... / pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tienen edad. / Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña que aparezca. / Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida. / Detrás de cada logro, hay otro desafío. / Detrás de cada pérdida, hay un hallazgo. / Mientras estés vivo, siéntete vivo.

/ Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo. / No vivas de fotos amarillas../ Sigue aunque todos esperen que abandones. / No dejes que se oxide el hierro que hay en ti. / Haz que en vez de lástima, te tengan respeto. / Cuando por los años no puedas correr, trota. / Cuando no puedas trotar, camina. / Cuando no puedas caminar, usa el bastón. / ¡¡¡Pero nunca te detengas!!! / Recuerda que Dios está contigo....... No importa lo que pase.

Publicidad
Publicada por: Luis Pinilla Pinilla