2008-12-14 05:00:00

Destados comunitarios en la selva (II)

El diseño general de los pueblos de las misiones jesuíticas era el siguiente: Una enorme plaza en cuyo centro estaba la gran Cruz misional rodeada de 4 palmeras. A la izquierda estaba la capilla exequial, seguida hacia la derecha por el cementerio, la capilla bautismal, el campanario, la iglesia, el claustro de los padres y las instalaciones escolares.

Comparta este artículo ›

Destados comunitarios en la selva (II)

Alrededor de la plaza, en hileras ya que no se conocía el sistema de manzanas se ubicaban las casas de las diversas tribus en recintos separados. A cada familia legalmente conformada se le entregaba una gran parcela suficiente para cultivar y para criar gallinas, ganado vacuno etc.. para el sustento de sus familias. Cuando la población superaba los 1.000 habitantes se fundaba otra misión.  Sólo los varones mayores trabajaban el campo de donde regresaban todas las noches. Las mujeres permanecían con los pequeños en sus casas realizando las labores domésticas y otros trabajos como los hilados y tejidos y la panadería; todos los niños en edad escolar debían ir a la escuela y colegio anexos a la Iglesia donde permanecían durante el día hasta los 18 años.

Los varones trabajaban tres días en su parcela y los otros tres, ya que el domingo era sagrado, en las granjas comunitarias (la conocida mita). Con el producto de tales granjas se proveía a las necesidades generales de la misión, a las obras públicas, la educación, la música etc.. a auxiliar a los ancianos, los enfermos, las viudas y los huérfanos.

Como tanto la estructura de los pueblos como de los demás edificios y su disposición son los mismos haré una breve descripción de ellos. Imaginemos que estamos entrando a uno de esos pueblos durante una celebración litúrgica. A la entrada encontramos una pequeña capilla que recuerda a Betania, el pueblito de donde se dirigió Jesús para su entrada triunfal a Jerusalén montado en un pollino y rodeado de gentes con ramos de olivo en sus manos.

En el recorrido encontramos 14 cruces misionales, las 14 estaciones del vía crucis. Llegados a la plaza divisamos en el centro la gran cruz misional con sus 4 palmeras. Al frente se encuentra la iglesia abarrotada de fieles. Todas las construcciones son de madera, a excepción de aquellas del pueblo de San Pedro donde abunda la piedra. Sobre la entrada de la iglesia está el coro al cual se accede por una escalera desde el claustro situado a la derecha, donde un conjunto de voces juveniles acompañado de un órgano tubular y de una orquesta de cuerdas con bajos, violoncelos y violines acompaña los cantos con participación de todo el pueblo.

Todas las iglesias están compuestas de tres naves en dos aguas; el centro es sostenido por dos hileras de 14 enormes columnas a cada lado de madera de soto de 30 metros de alto y un metro de diámetro, talladas con flores y figuras bíblicas y las naves laterales son sostenidas por otras hileras más bajas de columnas empotradas en paredes de ladrillo y arquitrabes de madera. En la capilla izquierda lateral por la cual desfilan a comulgar los hombres está Jesús crucificado con los elementos de la Pasión (corona de espinas, clavos, lanza); en la nave lateral derecha por la cual desfilan a comulgar las mujeres está la estatua de la Virgen.

Publicidad
Publicada por: Reinaldo Suárez Díaz