2008-12-14 05:00:00

La crisis en Estados Unidos ¿qué tan grave es?

Las noticias sobre la recesión en Estados Unidos y en el mundo, comenzaron a tomar más fuerza cuando se conoció que importantes firmas como Freddie Mac y Fannie Mae; las dos mayores entidades hipotecarias del país; el banco Lehman Brothers, y Merrill Lynch, se declararon en quiebra en septiembre pasado.

Comparta este artículo ›

La crisis en Estados Unidos ¿qué tan grave es?

Desde entonces la temida recesión es una palabra común en el análisis diario de la economía mundial, pero en especial de la considerada principal potencia del mundo.

En noviembre y diciembre, firmas que se creían sólidas como Tribune Company, editora de los diarios Chicago Tribune y Los Angeles Times y las líderes automotrices General Motors y Ford, también anunciaron que sus finanzas se encuentran en una situación crítica y pidieron a gritos un plan de ayuda por parte del gobierno de ese país.

Según cálculos mundiales, al menos un 22.43 por ciento de las firmas en Estados Unidos que se han declarado en quiebra, habían iniciado procesos de reorganización para salvarse, y un número que podría ser hasta del 50 por ciento del total de las industrias, han manifestado que tienen problemas financieros.

“Nocaut” al empleo

Las pérdidas por la considerable caída en la economía estadounidense aún no han sido precisadas, pero lo que sí está claro es que el empleo ha sido uno de los sectores más golpeados.

De acuerdo con el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, en noviembre se destruyeron 533 mil empleos no agrícolas en ese país. Este resultado es significativamente superior a los 335 mil empleos que el mercado esperaba se perdieran en este mes (de acuerdo a la encuesta de Bloomberg).

Adicionalmente, el Departamento de Trabajo revisó a la baja el dato de creación de empleo en octubre, pasando de una pérdida de 240 mil puestos de trabajo a  una pérdida de 320 mil.

Para analistas de Corficolombiana, esta situación genera temores en torno a la profundización de la crisis económica en ese país, lo cual presionará a la baja los mercados bursátiles alrededor del mundo y los precios de los bienes primarios.

“Ante la incertidumbre alrededor de la situación económica global y la caída en los precios de los bienes primarios, los inversionistas han optado por refugiarse en activos considerados más seguros. Lo anterior, se debe reflejar en caídas importantes en las tasas de los bonos del Tesoro estadounidense. De esta manera, aunque estimamos que el nerviosismo en torno a la situación económica global generará una mayor desvalorización de los activos de países emergentes y que el dólar continuará apreciándose frente a las demás monedas del mundo, consideramos que a nivel local los títulos de deuda pública continuarán absorbiendo gran parte de la liquidez del sistema, presionando a la baja sus tasas de negociación”, dijeron analistas de la entidad.

Estudios estadounidenses sobre empleo hablan que la nómina mensual de trabajos se redujo en 1,2 millón al pasar de 138,1 millones de trabajos en diciembre del año pasado a 136,8 millones en octubre último. Esta caída, junto con la producción doméstica, son los indicadores de más peso a la hora de evaluar una recesión.

Además, según el Comité de Ciclos de Negocios del Bureau de Análisis Económicos, el diagnóstico en Estados Unidos no responde a la clásica definición de recesión, que implica dos trimestres consecutivos de caída del Producto Interno Bruto, sino que es un índice más amplio y contempla destrucción de empleos, ingresos y pérdida de poder adquisitivo.

“Los indicadores laborales comenzaron en diciembre pasado un derrape mensual que todavía no culmina. De esta manera, la actividad finalizó hace exactamente un año un ciclo de expansión de 73 meses consecutivos desde la última contracción en 2001. Las Bolsas internacionales reprodujeron la preocupación sobre el contagio global. En Wall Street el índice industrial Dow Jones perdió 7,7 por ciento”, agrega el informe.

La industria también se ha visto afectada considerablemente. El Instituto de Gerencia y Abastecimiento de Estados Unidos señala que el sector fabril se contrajo a su nivel más bajo en 26 años. El indicador retrocedió a 36,2 puntos, su peor desempeño desde 1982, y se ubicó por debajo de la línea que divide la expansión y la contracción de la actividad, que se delimita en los 50 puntos.

Salvamento

La salida que han visto las empresas frente a la difícil situación, es proponer al gobierno de Estados Unidos su intervención con planes de salvamento.

El 7 de septiembre pasado fueron intervenidas Freddie Mac y Fannie Mael para evitar su quiebra; 10 días después  la Reserva Federal norteamericana nacionaliza la compañía de seguros American International Group, AIG, inyectando dinero mediante un préstamo de dos años para evitar su quiebra.

Ahora Tribune Company, editora de los diarios Chicago Tribune y Los Angeles Times, podría declararse en bancarrota debido a que se enfrenta a una disminución de sus recursos disponibles por abajo de los mínimos que requiere para hacer frente a sus obligaciones con los acreedores, según la versión web de The New York Times.

Según versiones de prensa, Tribune Company buscaba obtener la protección de la ley de quiebras estadounidense, el conocido “capítulo 11”, que le da tiempo para seguir negociando con sus acreedores sin perder la administración de la empresa.

La empresa editora de Los Angeles Times reportó en noviembre pasado pérdidas en el tercer trimestre del año por 124 millones de dólares, comparadas con ganancias de 84 millones en el mismo periodo del año pasado.

Además, las tres grandes empresas automotrices de Estados Unidos, General Motors (GM), Ford y Chrysler presentaron impresionantes planes al Congreso al clamar por una ayuda de 34.000 millones de dólares para su supervivencia, en el marco de una amplia reestructuración de la industria en tiempos de crisis.

Muchos analistas creen que los “Tres Grandes de Detroit” podrían ir a la quiebra si no reciben esa ayuda y que eso podría representar el desempleo para decenas de miles de trabajadores, no sólo en Detroit, sino en cada ciudad de Estados Unidos donde hay agencias de venta de vehículos.

Pero el Congreso rechazó el plan propuesto para salvar al sector, por lo cual la Casa Blanca anunció el pasado viernes que estudia usar parte de los 700.000 millones de dólares del plan de rescate de la economía estadounidense para salvar a las tres grandes empresas automovilísticas.

Y otro gigante, Citigroup, considerado, el banco estadounidense de mayor alcance global, anunció la semana pasada mayor ronda de recortes laborales desde que surgió la crisis financiera el año pasado. Esa entidad eliminará el 15 por ciento de su nómina en un intento por volver a ser rentable.

Citigroup ya había anunciado previamente que recortaría 23.000 empleos, por lo que su reducción solo es superada por los 60.000 despidos hechos por IBM en 1993, según la consultora Challenger, Gray & Christmas Inc.

Datos de interés sobre las recesiones en Estados Unidos

* Ha habido 10 recesiones en los últimos 63 años.
* La duración promedio de esos periodos de recesión es de diez meses.
* La baja promedio de la actividad económica desde el nivel máximo al mínimo es del 2.5%., y ninguna baja de la actividad económica ha sido peor que un 3.7%.
* En los últimos 25 años han ocurrido únicamente dos recesiones: A principios de los años 1990 y la de los años 2000-2001, que han sido extremadamente breves.
* Las recesiones realmente severas de la época de la postguerra han sido provocadas artificialmente por la FED en su lucha contra la inflación, durante los años 1970’s y a inicios de los 1980’s.
* El desempleo siempre crece en las recesiones. El grado de crecimiento es usualmente modesto, generalmente cerca de 2 puntos porcentuales, aunque en algunos casos, como las generadas artificialmente por la FED en los primero años del gobierno de Reagan, la tasa de desempleo se ha incrementado un 4%.
* El tiempo promedio de desempleo involuntario durante las recesiones es de cerca de seis semanas.

 

 

Publicidad
Publicada por: almunozm2004@yahoo.comLorena Muñoz Marrugo