2008-07-22 05:00:00

Una familia está a punto de perder su vivienda

En la montaña El Limonar de la vereda Granadillo, una familia compuesta por cinco niños y cuatro adultos, entre ellos dos personas de la tercera edad, ve como la vivienda que compraron con esfuerzo está siendo destruida por la naturaleza.

Comparta este artículo ›

Una familia está a punto de perder su vivienda

Y es que por causa de la lluvia, el terreno sobre el que fue construida la casa ha ido cediendo, llevándose consigo parte de la cocina y matando a cinco animales que esperaban vender para satisfacer sus necesidades.

Ahora, el grupo familiar está buscando un lugar en el cual poder dormir, temerosos de que en cualquier momento la montaña se les venga encima.

“Esperamos que la Administración Municipal nos colabore, no contamos con recursos económicos para irnos a otro lugar, estamos pasando por una situación difícil”, expresó Édgar Giovanni Jerez, propietario de la residencia.
 
Difícil situación en la zona

En la montaña El Limonar de la vereda Granadillo, una familia compuesta por cinco niños y cuatro adultos, entre ellos dos personas de la tercera edad, ve como la vivienda que compraron con esfuerzo está siendo destruida por la naturaleza.

Y es que por causa de la lluvia, el terreno sobre el que fue construida la casa ha ido cediendo, llevándose consigo parte de la cocina y matando a cinco animales que esperaban vender para satisfacer sus necesidades.

Ahora, el grupo familiar está buscando un lugar en el cual poder dormir, temerosos de que en cualquier momento la montaña se les venga encima.

“Esperamos que la Administración Municipal nos colabore, no contamos con recursos económicos para irnos a otro lugar, estamos pasando por una situación difícil”, expresó Édgar Giovanni Jerez, propietario de la residencia.
 
Aunque no está lloviendo constantemente en Piedecuesta y sus alrededores, las lluvias que han caído en los últimos días han afectado gravemente la vía que comunica a los habitantes de las veredas Granadillo y Meseta Grande con el municipio.

“La única vía de acceso que hay desde Piedecuesta se halla en pésimas condiciones. De seguir así nos quedaremos incomunicados”, agregó Jerez.

Según los residentes de este sector de la Villa de San Carlos, el transporte de los productos agrícolas que allí se producen es cada vez más complicado, afectando la economía de los campesinos, quienes no poseen otra forma de obtener ingresos.

En consecuencia, hacen un llamado a la Secretaría de Planeación, con el fin de que las vías de Granadillo sean recuperadas.

Publicidad
Publicada por: camartinez@vanguardia.comCarlos A Martínez M.