2008-12-17 05:00:00

Dos personajes bumangueses

Se dice que la arqueología es la ciencia de la antigüedad y todo lo que a ella se refiere. En especial, estudia los restos que en forma de monumentos, inscripciones, esculturas, artesanías y obras de arte han logrado conservarse a través de los tiempos hasta nuestros días y gracias a las investigaciones de los arqueólogos se ha podido conocer la vida y costumbres de los antiguos habitantes.

Comparta este artículo ›

Dos personajes bumangueses

Las expediciones de Napoleón Bonaparte a Egipto abrieron al mundo el conocimiento de la cultura del delta del Nilo, más tarde el francés Champollion gracias a las inscripciones de la piedra Roseta pudo encontrar la clave para descifrar los jeroglíficos egipcios que permitieron el hallazgo de las tumbas de los faraones.

En forma similar un bumangués, gracias a su constancia y tenacidad, logró descifrar los jeroglíficos de la Isla de Pascua. Aquel misterioso territorio donde se encuentran gigantescos monumentos Moai de más de cuatro metros de altura tallados en piedra, cuyo origen no ha sido posible esclarecer. Nos referimos a don Miguel Ordóñez Cadena, quien después de haber cursado estudios en Bélgica montó la fábrica de galletas la Aurora y ocupaba el tiempo libre durante la elaboración de sus productos, para estudiar la misteriosa escritura pascuense.

Durante veinte años se dedicó a descifrar unas tablillas hasta encontrar la clave ideográfica que le permitieron hacer la traducción de los escritos. Al dar a conocer los resultados de sus investigaciones, merecieron la acogida del Museo Británico de Londres, el Bishop Musseum de Honolulu y el del Hombre en París del cual fue miembro titular.

Hoy hemos recordado a este gran caballero y amigo ya desaparecido, dada la circunstancia de que su hijo el doctor Alejandro Ordóñez Maldonado acaba de ser nombrado Procurador General de la Nación mediante el voto de 81 sobre 85 congresistas de la República. Su rectitud, sus sanos y bien fundamentados conceptos éticos profesionales y religiosos son garantía para un perfecto desempeño. Desde esta columna deseamos hacerle llegar nuestra más efusiva felicitación extensiva a su madre doña Mary, a su esposa Beatriz, a sus hijas, a sus hermanos Miguel, José Luis, a sor María Eugenia Provincial de las Hermanas de la Presentación y a Carmenza así como a todos sus allegados.

Publicidad
Publicada por: Hernando Pardo Ordóñez