2008-12-22 05:00:00

Rescate de Lengerke

En la Colección Temas y Autores Regionales de la UIS se ha publicado la obra de Álvaro Pablo Ortiz, “Geo von Lengerke, constructor de caminos”. En diecinueve capítulos traza el periplo de la vida y obra de este alemán quien, durante la segunda mitad del siglo XIX, habitó en Santander haciendo empresa. Entre tantas iniciativas de progreso para la región, se destaca su actividad como ingeniero de caminos mediante la cual buscaba articular esta región con los centros de intercambio internacional.

Comparta este artículo ›

Rescate de Lengerke

De estirpe liberal y protestante, se avino con los ideales del proyecto del liberalismo radical del siglo XIX, encarnado en el Estado Soberano de Santander, y coincidió con este ideario en las iniciativas de abrir la región y el país hacia los mejores contactos con el orden del capitalismo internacional y el impulso de una cultura civil, enmarcada en la mentalidad valorativa del trabajo, de la empresa productiva, de la acción generadora de riqueza. En este esfuerzo, Lengerke fue dando la talla de un empresario de visión y audacia que, de algún modo, como bien lo señala el escritor Enrique Serrano en el prólogo, también hacía eco al espíritu de trabajo tesonero que caracteriza al pueblo santandereano.

Sin embargo, fue más allá. Sirvió como paladín de un orden nuevo, ejemplo encarnado de grandes iniciativas que dieron la medida de su ambición y de su espíritu visionario; que señalaron el camino hacia la grandeza, hacia la forma como se puede hacer empresa grande y ajustada a las oportunidades del mundo. Su mítica imagen de trabajo emprendedor constituye un reto que se inscribe en el imaginario de nuestra tradición santandereana como un modelo retador y acicate para remover las fuerzas latentes de nuestra sociedad, afirma Serrano.

Tal como lo predica el título de la Colección, con obras como ésta se contribuye a tomar una conciencia mayor de las experiencias que nos han precedido y que, como en el caso de Lengerke aún provocan la incitación al reto grande que se sobreponga a las pequeñas visiones, al aislacionismo y a las mezquinas consideraciones, que obstaculizan casi siempre la mirada hacia el amplio horizonte por donde se puede construir la grandeza de los pueblos.

Publicidad
Publicada por: Álvaro BELTRÁN PINZÓN