2008-12-22 05:00:00

¿Qué hacemos con... El zaperoco en que vivimos?

Por norma y para tranquilidad del país y para mantener buenas relaciones internacionales, el señor Presidente debe prohibir a los altos funcionarios que opinen en público, el deseo publicitario muy notorio en ellos hace mucho daño al país.

Comparta este artículo ›

¿Qué hacemos con... El zaperoco en que vivimos?

Habla el señor Presidente y punto. ¿Quién tiene la culpa del despelote en que vivimos? Congreso, Ejecutivo, Legislativo, Procurador, Fiscal, Contralor, Tesorero General de la Nación , etc.? Todos a una opinando hacen pensar que cuando todos tienen la razón ésta es de ninguno. País extraño que avanza en medio de una confusión increíble; la pelea recíproca es total, como en casa de pobres, todos bailan apretados y danzan lo mismo con ritmo musical diferente. Los godos persiguen al clero, los liberales van a misa de cinco con la amiga y a la de ocho con la señora, los comunistas rezan el rosario a la hora de acostarse, los extremistas de izquierda o derecha, todos a una quieren incendiar el mundo.

Las comunidades religiosas venden cara la enseñanza. Quienes siendo católicos dan limosna de veinte centavos, cambian de credo y dan limosna de veinte o treinta mil pesos mensuales, lo cual explica que el pastor llega en patineta y sale en Mercedes Benz. Los pícaros entran y salen de los cargos públicos y privados, los creyentes dudan de todo, los ateos creen en todo, somos un país único ni pensado ni imaginado, pero real y siempre igual.

No olvidemos que quien mucho habla mucho yerra y que los colombianos tienen la tendencia a ser “deslenguados”. Entre nuestros Presidentes en los últimos cuarenta años, no hay mayor diferencia, unos con más labia que otros, pero todos con una idea fija: aumentar los impuestos inmisericordemente para tener más dinero qué gastar. El Estado es implacable a la hora de cobrarlos. No tiene presente que el salario mínimo es insuficiente y que cada día su valor adquisitivo es inferior, que la comida se aleja de la boca de los pobres. Amén.

Publicidad
Publicada por: ORLANDO PINILLA PRADA