2008-12-22 05:00:00

¬ŅMe quiere a m√≠ o a mi dinero?

Existe una sola clave que identifica a una persona que est√° con otra s√≥lo por el dinero: pide prestado m√°s de dos veces y¬Ö ¬°nunca paga! Pero hay otras muchas pistas, por supuesto, porque desbancar del coraz√≥n a un hombre vividor o una mujer interesada no es f√°cil.  

Comparta este artículo ‚Äļ

¬ŅMe quiere a m√≠ o a mi dinero?

Ellos tienen ese encanto que emana de quienes necesitan ser cuidados, pero, como dice la Psic√≥loga Social, Carmen Y. Fern√°ndez, ¬ďesto no es m√°s que una forma de manipulaci√≥n para que la pareja solvente sus gastos m√°s grandes¬Ē.

¬ŅQu√© gastos? El arriendo, el mantenimiento del autom√≥vil o la ropa. Quiz√° este √ļltimo t√≥pico puede convertirse en un arma de doble filo.

¬ďUno de los mayores placeres de una relaci√≥n es regalar alguna prenda de vestir que sea agradable para la pareja, pero cuando el ropero depende de una sola persona en el romance, estamos ante el t√≠pico caso de relaci√≥n por conveniencia¬Ē.

Catalina Jaimes, una ingeniera civil de 25 a√Īos nacida en C√ļcuta, relata c√≥mo fue v√≠ctima de un hombre interesado, que estuvo a punto de dejarla sin un solo centavo.

¬ďCreo que Dios me salv√≥. Lo conoc√≠ en un bar de la ciudad hace cuatro a√Īos. Al principio era cari√Īoso y detallista e insist√≠a en pagar todas nuestras salidas. Pero de un momento a otro empez√≥ a relatarme la dif√≠cil situaci√≥n en su casa, c√≥mo deb√≠a ayudar a sus padres y c√≥mo el dinero de sus negocios no le alcanzaba para pagar el arriendo y llenar el tanque de la gasolina de su carro.

¬ďUn d√≠a estuvo a punto de llorar cuando me dijo que lo iban a desalojar del apartamento porque no pod√≠a pagar. Esa fue la primera vez que le ofrec√≠ dinero. Y de ah√≠ en adelante, yo me encargaba de las salidas, le compraba ropa, le pagaba su manutenci√≥n e incluso sus objetos personales.

¬ď√Čl me dec√≠a que todo iba a cambiar cuando sus negocios ¬Ďreventaran¬í, pero eso no sucedi√≥. Un mes antes de huir de √©l, me pidi√≥ ser la fiadora de un pr√©stamo de 10 millones de pesos en un banco. Estuve a punto de hacerlo pero mis padres me recomendaron que no.
¬ďMe hizo sentir tan mal que por mucho tiempo cre√≠ que yo ten√≠a la culpa de todo y que era una mala persona¬Ē.

LA VOZ DEL EXPERTO
CARMEN Y. FERN√ĀNDEZ
Psicóloga social
Universidad Nacional

¬ďEsta situaci√≥n en el caso de los hombres se corresponde tambi√©n con la visi√≥n del mundo patriarcal. El machismo consiste en lograr que la mujer se supedite a la voluntad del hombre, pasando por alto sus propios deseos y convicciones para complacerlo.

Un hombre puede lograr que una mujer entienda que debe solventar sus gastos porque es parte de sus obligaciones. Es una forma de machismo, pues finalmente ella terminará haciendo lo que él desea.

En el caso de una mujer, es una situaci√≥n que ellas han aprovechado para resolver sus problemas econ√≥micos el hecho de establecer una relaci√≥n con un hombre. Durante un tiempo fue bien visto que una mujer exigiera regalos y manutenci√≥n de un hombre. A√ļn hoy es aceptado¬Ē.

ps. Carlos Ballesteros
Profesor de la Universidad Pontificia

¬ďLa sobrevaloraci√≥n del dinero de la sociedad actual la establece no s√≥lo aquellos que por poseerlo creen tener el mundo en sus manos, sino tambi√©n los que piensan que, por no poseerlo, todas las puertas se les cierran. La sobrevaloraci√≥n del dinero se origina as√≠ en raz√≥n de hacerlo imprescindible y someterse a √©l como un fin, y no como el medio que es¬Ē.

LISTA
¬ŅC√≥mo reconocer a una mujer interesada?

1 Siempre quiere salir a sitios caros.
2 Acompa√Īa a su pareja a escoger con ella los obsequios que le regalar√°.
3 Invita pero no paga.
4 Alaba la caballerosidad de su pareja.
5 Est√° hablando constantemente de sus problemas financieros.

Cuando las cuentas empiezan a recargarse en un solo integrante de la pareja, es cuando hay que preguntarse si la base de la relación es el amor… o el dinero.

Los hombres también lloran…

¬ďSe que est√° m√°s aceptado en la sociedad que un hombre invite a una mujer a todos sus gastos pero¬Ö a veces hay indicios claros de que uno no es otra cosa que un ¬Ďmarrano¬í, como se dice popularmente.

A mi ex novia le invitaba todo, las salidas, los paseos juntos, le regalaba joyas y compartía con ella mis éxitos financieros.

Usualmente no me exig√≠a, pero en determinado momento me ped√≠a que le colaborara con los regalos para sus hermanos y ella misma me acompa√Īaba a comprarlos.

Una vez le compr√© a su hermano un reloj de medio mill√≥n de pesos. Ten√≠a miedo de quejarme por temor a que pensara que yo era un taca√Īo, pero un d√≠a conoc√≠ a un ex novio suyo, quien tan pronto tuvo la ocasi√≥n, me hizo ver que ella era una oportunista, que s√≥lo estaba conmigo por mi dinero¬Ē.

LISTA
¬ŅC√≥mo reconocer a un vividor?

Seg√ļn Carmen Y. Fern√°ndez, Psic√≥loga Social de la Universidad Nacional, las siguientes son las claves para reconocer a un vividor:
1 Es altamente seductor, suele tener muy buena presencia y lo primero que consigue es caer muy bien en el entorno de la mujer. Familia, amigos y amigas ven en él al hombre ideal, simpático, inteligente y comprensivo.

2 Adopta actitudes de romanticismo exacerbado en los primeros tiempos. Es detallista, puntual para la cita y r√°pidamente comienza a hablar de convivencia.

3 Naturalmente tiende a buscar mujeres que vivan solas. Solteras o recientemente separadas.

4 Se queda a dormir en la casa de ella, pero se va temprano y nunca admite abiertamente la convivencia, se muestra como un huésped de ella.

5 Cuando convive evita destinar dinero para la casa.

6 Su actividad laboral suele ser un misterio, y generalmente habla de ¬ďencarar un negocio con un socio¬Ē, pero nunca tiene un trabajo definido.

7 El fuerte más importante del vividor es su capacidad de seducción del entorno, que termina envolviendo a la mujer y le provoca un enorme sentimiento de culpa, porque ella cuando se da cuenta del drama que vive, observa que todos los demás ven al vividor como el mejor candidato.

8 Es partidario de las reuniones con los amigos de ella para desplegar su simpatía y ser aprobado y querido. Así consigue involuntarios cómplices para su estrategia.

9 Nunca se hace cargo de algo y todo lo que sale mal es culpa de otros. Cuando la mujer evidencia la crisis en la pareja, √©l se las ingenia para poner la responsabilidad sobre ella. Si en su ¬ďtrabajo¬Ē las cosas salen mal, otros son los culpables.

10 El vividor rara vez abandona una relación, salvo que tenga otra. Suele crear un fuerte vínculo con su suegra.

 

 

Publicidad
Publicada por: besteban@vanguardia.comPaola Esteban C.