2008-12-23 05:00:00

Futbolerías

A medida que iba creciendo, fueron aumentando mis sentimientos de cariño hacia el Atlético Bucaramanga. Nunca comprendí bien aquello de “la furia canaria”, pero sí me identificaba con la “garra leoparda”.

Comparta este artículo ›

Futbolerías

Mis ilusiones de hincha se desvanecieron cuando me percaté que nuestro equipo era un estadero de los jugadores del América de Cali, y que mi equipo tenía relaciones con los Rodríguez Orejuela.

Admiraba al América de Cali dirigido por Ochoa, seguía sus hazañas en la copa Libertadores, que siempre nos dejaba sabor a derrota matizada por el casi. Pero en la medida en que se conocía y ratificaba la relación de los equipos con el narcotráfico, renuncié a mi admiración por el Atlético Bucaramanga y por el América de Cali, cobijados por el mismo manto.

Dirigí entonces mi apego a la selección Colombia. Me ilusioné con la idea de una Colombia Campeón Mundial, le creí a Maturana y a sus seleccionados. Luego hice parte de la frustración nacional por el vergonzoso desempeño en Estados Unidos.

Pero el fútbol es hermoso, exigente, apasionado y estético. Huérfano, mis ojos se dirigieron al Boca. Me sentí a gusto viendo el compromiso de los jugadores, la seriedad de los técnicos, la garra argentina y para completar, llegaron a tener tres colombianos en la titular. Dejé de ser hincha perdedor y me convertí en seguidor de un equipo victorioso. Escondidos en mi alma, siguieron mis sentimientos por el Bucaramanga y el América, a la espera de que la adversidad se fuera.

Ahora el panorama nos deja ver una final del campeonato colombiano disputada entre el DIM cuyos ex directivos se encuentran presos, los ex directivos del América extraditados y el equipo en la lista Clinton. Ganó América porque fue el mejor, porque Umaña superó las dificultades de un equipo ahora sin dinero y lideró un grupo de jugadores con excelencia técnica pero sobre todo, con deseos de triunfo.

Hoy América es otro y me complace. Para colmo de bienes, el Boca va a ser el campeón en Argentina. Espero que el Bucaramanga algún día sea rehabilitado. Feliz Navidad a todos.

Publicidad
Publicada por: Jaime Calderón Herrera