2008-12-23 05:00:00

¿Ajustes a la seguridad democrática?

Ha habido una controversia  entre varios analistas acerca del impacto real de la política de Seguridad Democrática. Más allá de las diferencias entre cifras y la posibilidad o no de que pueda darse un resurgimiento de algunos de los actores armados, guerrillas o nuevas generaciones de paramilitares, lo cierto es que el escenario estratégico cambió de manera sustancial a favor del Estado colombiano y hoy día no es pensable la hipótesis de algún tipo de triunfo militar de las guerrillas izquierdistas, bastante debilitadas militarmente pero sobre todo, aisladas políticamente como nunca.

Comparta este artículo ›

¿Ajustes a la seguridad democrática?

Lo anterior debería llevar a estudiar ajustes a la Seguridad Democrática; no hay que olvidar que la seguridad es una situación en la cual hay ausencia de amenazas y riesgos sobre las personas, los grupos o la sociedad en general y el Estado. Algunos campos de modificación serían: a)  incrementar el ritmo de crecimiento del pie de fuerza de la Policía Nacional para una labor de control del territorio y disminuir el ritmo de crecimiento del pie de fuerza militar y mejorar su dimensión cualitativa como fuerza de apoyo a los policiales; b) destinar una parte de las Fuerzas Armadas a las tareas clásicas de defensa exterior preventiva para eventuales hipótesis de conflicto externo; c) en la medida en que nuestras Fuerzas Armadas han estado centradas en seguridad interior, especializar una parte de las Fuerzas Armadas para atender amenazas de la naturaleza como inundaciones,  volcanes, terremotos, catástrofes, de tal manera que el país comience a tener un plan preventivo serio para responder a las inundaciones anuales, a  las explosiones de los volcanes, a otros daños originados en fenómenos naturales.

Si estamos avanzando en seguridad en lo relativo a la amenaza guerrillera, no podemos seguir contemplando el doloroso espectáculo de miles de compatriotas casi ahogados por las inundaciones anuales originadas en el invierno y la respuesta no puede ser solamente llevarles unos mercados. Hay necesidad de pensar respuestas serias a estas amenazas para la vida y bienes de nuestros compatriotas ribereños, que además siempre son los más pobres; debemos aprender de países que cuentan con contingentes especializados de las Fuerzas Armadas para responder eficiente y eficazmente a estas amenazas no convencionales.  

Publicidad
Publicada por: Alejo Vargas Velásquez