2008-12-24 05:00:00

Navidad, familia, Ejército y Farc

Hoy celebra la Navidad el mundo cristiano y mientras en la mayoría de los países del planeta las personas están concentradas en reunirse y comprar regalos para los niños, en otros lamentablemente, la felicidad y el espíritu de estas fechas está lejos de ser el ideal.

Comparta este artículo ›

Navidad, familia, Ejército y Farc

En Colombia particularmente, la Navidad se presta para establecer contrastes. Es decir, que al tiempo que cientos de miles de familias afortunadamente pueden celebrar unidas y en tranquilidad, otro tanto no tienen los recursos mínimos ni esenciales para hacerlo, mientras otras pasarán el Advenimiento en la más completa de las incertidumbres, preguntándose por la suerte de sus seres queridos secuestrados hace décadas en la selva.

Y es precisamente pensando en estos colombianos que por servirle al país están condenados en vida a una muerte lenta y tortuosa por las Farc, que es necesario enfatizar que no hay absolutamente nada qué agradecerle a esa organización criminal, luego de su supuesta decisión de liberar a seis de los plagiados en los primeros días de enero del próximo año.

Si lo que esa agrupación delincuencial pretendía era ganar puntos ante el país aprovechando la época decembrina con su anuncio, sus cálculos, como todos los que han hecho en las últimas décadas, no podrían estar más equivocados.

La nación entera abomina sus prácticas y rechaza sus estrategias, razón por la cual tal vez lo único que vería con buenos ojos sería la liberación inmediata de todos los secuestrados, acompañada eso sí de unas disculpas sinceras pero sobre todo, de una promesa inamovible de no volver a cometer jamás un crimen de guerra tan execrable como lo es el secuestro.

De regreso al tema de la Navidad, resulta adecuado felicitar también a todos esos millones de colombianos así como miles de empresas que por esta época demuestran su compromiso y solidaridad con los que no tienen, mediante sus donaciones y regalos para los niños más necesitados. Así suene a frase de cajón, estas fechas son para dar pero sobre todo para demostrar solidaridad, apoyo y afecto por los menos afortunados.

De igual manera, no se puede pasar por alto la gran deuda que tiene todo el país con sus Fuerzas Armadas, o en otras palabras, con su Ejército y Policía, cuyos miembros hacen a diario sacrificios heroicos para defender a la ciudadanía de los violentos e irracionales. Para todos ellos unos agradecimientos profundos, llenos de orgullo además por los triunfos logrados este año.

Finalmente, sólo queda desearles a todos los santandereanos por parte de esta casa periodística, una muy Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo.

Publicidad
Publicada por: REDACCION EDITORIAL