2008-12-25 22:27:06

Se apagó la voz de Harold Pinter, un Nobel en perpetua rebeldía

El c√©lebre dramaturgo brit√°nico y eterno rebelde Harold Pinter, ganador del Premio Nobel de Literatura en 2005, ha muerto en Londres a la edad de 78 a√Īos tras perder una larga batalla contra el c√°ncer.

Comparta este artículo ‚Äļ

Se apagó la voz de Harold Pinter, un Nobel en perpetua rebeldía

La voz de Pinter, uno de los escritores del Reino Unido m√°s influyentes de la segunda mitad del siglo XX, se apag√≥ para siempre el mi√©rcoles, D√≠a de Nochebuena, seg√ļn inform√≥ hoy su segunda esposa, la tambi√©n escritora Antonia Fraser.

"√Čl fue un grande", dijo Fraser en una breve declaraci√≥n, al subrayar que supuso "un privilegio vivir con √©l durante 33 a√Īos" y que "nunca ser√° olvidado".

La enfermedad ya impidió a Pinter -famoso también por su compromiso político de izquierdas y su pluma contestataria- acudir este mes a recoger el título de doctor "honoris causa" en la Central School of Speech and Drama de la Universidad de Londres.

Tras conocerse el fallecimiento del polifacético artista, que se describía a sí mismo como "dramaturgo, director, actor, poeta y activista político", el mundo de la cultura británica lloró su pérdida, al tiempo que elogió su talento y méritos profesionales.

"Fue una figura √ļnica en el teatro brit√°nico. Domin√≥ la escena teatral desde los a√Īos cincuenta (de la pasada centuria)", afirm√≥ Alan Yentob, director creativo de la cadena p√ļblica BBC.

En opini√≥n de Tim Walker, cr√≠tico del diario "Sunday Telegraph", el difunto "aport√≥ realismo" al arte esc√©nico mediante obras "con prolongados silencios, en las que los personajes no siempre iban a alg√ļn sitio, como en la propia vida real".

Por su parte, el amigo y biógrafo del difunto, Michael Billington, se declaró "devastado" por la muerte del autor, a quien describió como un "luchador" en el terreno artístico y político.

Tras publicar en 1957 su primera obra, "La habitación", Pinter inició una carrera en la que escribió 29 piezas teatrales, más de 20 guiones de cine (entre ellos para el realizador estadounidense Joseph Losey), infinidad de trabajos radiofónicos y televisivos, poesía, ensayos, una novela y relatos cortos de ficción.

Algunos t√≠tulos inolvidables de Pinter, perteneciente a la generaci√≥n de los llamados "J√≥venes Airados" brit√°nicos de los a√Īos sesenta, son "La Fiesta de Cumplea√Īos" (1957), "The Caretaker" ("El guardi√°n", 1959) o "Retorno al hogar" (1964).

Su peculiar estilo, lleno de silencios en dramas marcados por un lenguaje ambiguo y c√≥mico por momentos, pero que genera un ambiente de amenaza y alienaci√≥n, se acu√Ī√≥ como "pinteresco", adjetivo admitido por el Diccionario de Ingl√©s de la Universidad de Oxford.

El escritor ganó numerosos galardones, como la Legión de Honor de Francia, pero destacó por encima de todos el Premio Nobel de Literatura conseguido en 2005.

"Estoy muy conmovido. Es algo que no esperaba para nada en ning√ļn momento", coment√≥ un Pinter ya fr√°gil de salud a la puerta de su casa en Londres, tras conocer que le hab√≠an concedido el Nobel.

La Academia Sueca reconoció al autor británico por sus "obras, en las que descubre el precipicio que hay detrás de los balbuceos cotidianos y que irrumpe en los espacios cerrados de la opresión".

Por recomendaci√≥n m√©dica, Pinter no pudo asistir a la ceremonia de entrega del prestigioso premio en Estocolmo, pero grab√≥ su discurso de aceptaci√≥n, en el que, como ven√≠a haciendo en los √ļltimos a√Īos, dedic√≥ sus cr√≠ticas pol√≠ticas m√°s afiladas a la guerra de Irak, en la que el Reino Unido fue fiel seguidor de EEUU.

"La invasión de Irak fue un acto de bandidos, un acto de flagrante terrorismo de Estado que demostró un desprecio absoluto del concepto de normativa internacional", espetó Pinter, visiblemente débil y postrado en una silla de ruedas.

Sin pelos en la lengua y más rebelde que nunca, el dramaturgo aprovechó el Nobel para pedir el procesamiento del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y el ex primer ministro británico Tony Blair por crímenes de guerra.

Durante su vida, el autor, que se sentía obligado a tomar partido político como "ciudadano del mundo", abrazó otras causas como el desarme nuclear, la defensa de Cuba frente al embargo estadounidense y el rechazo del bombardeo de la OTAN en Serbia en 1999.

Hijo de un sastre judío inmigrante de Europa Oriental, Pinter nació el 10 de octubre de 1930 en Hackney, un barrio popular del este de Londres.

El genio teatral tuvo un hijo, Daniel, fruto de su matrimonio con la actriz Vivien Merchant, de quien se divorció en 1980 para casarse con Antonia Fraser.

Poco amigo de los eruditos tendentes al exceso interpretativo de sus obras, Harold Pinter dejó dicho que su vida literaria no fue más que "una vida de placer, desafío y entusiasmo".

Publicidad
Publicada por: EFE