2008-12-27 14:27:16

La revoluci贸n de las tres dimensiones llega al cine en 2009

Varios estudios de Hollywood se han propuesto reinventar en 2009 la experiencia de ir al cine gracias a avanzadas t茅cnicas digitales en 3D (tres dimensiones), una nueva revoluci贸n comparada ya incluso con la llegada del sonido y del color a las pel铆culas.

Comparta este artículo 鈥

La revoluci贸n de las tres dimensiones llega al cine en 2009

Los pocos afortunados que han podido asistir en Los 脕ngeles a un adelanto de "Monsters vs. Aliens" aseguraron que se trataba de algo nunca visto hasta la fecha.

El filme de DreamWorks Animation llegar谩 a las carteleras en marzo y ser谩 el primer envite serio del negocio de las 3D en 2009, a帽o llamado a establecer un antes y un despu茅s en la historia del cine.

"No se trata de ning煤n truco visual, como pasaba con las antiguas producciones en este formato, ser谩 una aut茅ntica revoluci贸n. En los a帽os 20 fue el paso del mudo al sonoro, en los 30 del blanco y negro al color y ahora cambiaremos del 2D al 3D", afirm贸 el director ejecutivo de DreamWorks Animation, Jeffrey Katzenberg.

A juicio de este directivo de la industria de Hollywood, dentro de un tiempo las dos dimensiones ser谩n al cine lo que el vinilo a la m煤sica, una vez se generalicen los t铆tulos que permiten que las im谩genes se salgan de la pantalla.

La lucha de monstruos contra extraterrestres dejar谩 paso en mayo a "Up", de los estudios Disney/Pixar, y en julio ser谩 el turno de "Ice Age: Dawn of the Dinosaurs" (o Ice Age 3) de Fox.

El a帽o terminar谩 con "Avatar", una pel铆cula de ciencia ficci贸n con actores reales en la que participa Sigourney Weaver (Alien).

Ese filme, que cuenta con un presupuesto de 200 millones de d贸lares, ser谩 una de las apuestas m谩s osadas en la carrera del director James Cameron, ganador de tres 脫scar por "Titanic" (1997), y recrear谩 en tres dimensiones un planeta habitado por una especie de humanoides con los que se ver谩n las caras los terr铆colas.

Adem谩s de estos t铆tulos, producidos espec铆ficamente para su proyecci贸n en 3D, el a帽o traer谩 "Coraline", primera producci贸n en la que se combinar谩 el "slow motion" (c谩mara lenta) con la nueva t茅cnica de tres dimensiones.

Tampoco faltar谩n filmes pensados en 2D y reconvertidos en 3D en el proceso de posproducci贸n, como "Toy Story" (1995), un tratamiento de la imagen que para Katzenberg no logra el efecto deseado, ya que "es lo mismo que colorear una pel铆cula realizada en blanco y negro".

Detr谩s de las 3D, Hollywood esconde su inter茅s por renovar el atractivo del rito de acudir a los cines y sacar a as铆 a los espectadores de sus casas, donde las pantallas planas, la alta definici贸n y el "dolby surround", han terminado por acomodar a la audiencia potencial en el sof谩 de su domicilio.

El cambio de formato supondr谩 tambi茅n un alivio para los productores en su guerra contra la pirater铆a.

"El 95 por ciento de las copias ilegales se graban con una c谩mara en el cine. Con las 3D eso se va a complicar mucho ya que sin gafas la imagen no vale nada", explic贸 Katzenberg, cuyo estudio s贸lo producir谩 en tres dimensiones a partir de 2009.

Uno de los principales problemas con los que se han enfrentado hasta el momento los filmes que han intentado abrir este mercado, como la reciente "Bolt", la exitosa "Journey to the Center of the Earth" o las pioneras "Beowulf" (2007) o "The Polar Express" (2004), ha sido la falta de salas preparadas para proyectar 3D.

Con el fin de acelerar la reconversi贸n tecnol贸gica de los cines, las distribuidoras acordaron donar a los empresarios de los teatros cerca de 800 d贸lares por cada copia de filme que proyecten con el sistema digital, un incentivo que se calcula elevar谩 a m谩s de 2.500 las salas equipadas para 3D en EEUU en marzo de 2009.

El coste de producir en tres dimensiones, 15 millones de d贸lares m谩s que en 2D, tendr谩 su reflejo en el precio de las entradas, que subir谩n 5 d贸lares (un 40 por ciento) para los pases en los que haya que utilizar las conocidas gafas polarizadas.

Estos anteojos de pl谩stico a煤n ser谩n necesarios en los cines durante unos cuantos a帽os hasta que la tecnolog铆a permita los mismos resultados en 3D a simple vista. Si bien podr铆an dejar de ser un complemento desechable para integrarse en la moda.

Un importante fabricante est谩 estudiando incorporar a sus futuras gafas un sistema que las adapte al visionado de pel铆culas en 3D cuando el usuario vaya al cine.

Publicidad
Publicada por: EFE