2008-12-28 07:15:43

'Poder amarillo' quiere tener su propia empresa

Don Vicente Mora, a sus 56 años es uno de los 960 taxistas de la ciudad que trabaja 14 horas diarias aproximadamente y no tiene, al igual que la mayoría, ‘derecho ni a enfermarse’.

Comparta este artículo ›

'Poder amarillo' quiere tener su propia empresa

“Como uno aquí saca para el mercado diariamente y trabaja el día a día, ¿quién lo reemplaza a uno?”.

Este gremio, que sólo ha tenido el amparo de Dios, porque la gran mayoría ni siquiera tiene seguridad social, por lo menos tiene la firme convicción de que la solidaridad y el trabajo en equipo son la ficha clave para lograr cualquier objetivo.

Es esa misma solidaridad con la que se unen para hacer rifas y poder pagar las honras fúnebres de un compañero fallecido, porque también lamentan no poder estar afiliados a una empresa de servicios exequiales. 

La firmeza que los convierte contundentemente en ‘el poder amarillo’ de Barrancabermeja la aprendieron, hace dos años, cuando se unieron a las empresas de transporte masivo y paralizaron la ciudad, en protesta por el aumento desmedido del transporte ilegal.

Y no es para menos, la Cooperativa de Propietarios y Conductores de Servicio Público, Cooproconal, con 50 taxistas afiliados, ha montado un lavadero de carros que funciona las 24 horas. Pero no sólo quieren tener este exclusivo servicio, quieren tener su propio almacén de repuestos y posteriormente le apuntarán a construir una planta de gas natural.

“Estamos cansados de dejarles todas nuestras ganancias a las empresas y almacenes que comercializan todo lo que nosotros demandamos”, asegura Vicente Mora, ya que entre el 45 y 50% de lo que hacen diariamente en carreras lo deben distribuir entre combustible y mantenimiento del vehículo.

“La ciudad ha cambiado totalmente, la movilidad se ha triplicado, pero seguimos viendo la necesidad que no podemos seguir viviendo del carro, queremos tener una empresa que genere dividendos a sus asociados”, asevera Mora.

El cambio es duro

Según Mauricio Macías, Presidente del Concejo Administrativo de la cooperativa, “lograr que la gente cambie su visión y que pasen de depender de algo diariamente a tener una proyección empresarial es muy difícil”.

Macías, quien parece un experto en economía solidaria, afirma que para lograr el objetivo de montar el almacén de repuestos, los asociados llevan casi 10 meses trabajando para lograr que el Fondo Rotatorio de Fomento, Capacitación y Crédito, Forcap, les apruebe un crédito por un valor de $110 millones, con un proyecto estructurado. 

El giro ya fue aprobado y esperan que dentro de los próximos 15 días el Forcap haga el desembolso.

 

Publicidad
Publicada por: dleon@vanguardia.comDIANA C. LEÓN