2008-12-29 05:00:00

¿Qué hacemos con... la reelección?

No me equivoqué: Cuando el Dr. Uribe derrotó al Dr. Serpa, en esta columna se dijo: “Tendremos en la Presidencia al hombre del Ubérrimo hasta el 2030 si un paro cardíaco fulminante o un maremoto político no lo separa del cargo. Él, como Chávez, llegó para quedarse.

Comparta este artículo ›

¿Qué hacemos con... la reelección?

Las diferencias entre ellos no son sino de modales, voz y traje, filosófica y políticamente hablando son equiparables, ambos perdurarán en el cargo”. Nadie me creyó. Plebiscitos, firmas, planeadas por él, ministros mediocres, trabajo continuo, inocuo y vacuo pero del agrado de las gentes, silencios premeditados y calculados, reelección y continuidad, son armas muy poderosas tanto en manos del Dr. Uribe como del Coronel Chávez.

Veamos los candidatos a sucederlo en la Presidencia: El Vicepresidente Santos, que ni fu ni fá, Minguerra, otro Santos, algo deslenguado y al parecer aceptado por los militares pero no por la comunidad, Vargas Lleras que desencantó a muchos cuando en el momento de “iniciar la pelea” se ausentó para estudiar ciencias políticas en el exterior, útiles a la hora de ejercer. Los tres han pasado años y años haciendo propaganda al Doctor Uribe. El coronel, “el Hombre de Panachi”, hasta ahora no ha hecho cosa diferente a mover la cabeza en todas las direcciones y callar.

Rodrigo Rivera, gran candidato si lo hay, claudicó él solito y se hizo aguerrido servidor del candidato Uribe, se alejó del Partido Liberal, motivos políticos y personales explicarán su cambio. “Blancanieves” Gaviria parece más un santo que comunista, hombre sabio, de mucha inteligencia, lengua poderosa y peligrosa, no es hombre de acción. Gaviria, el de “la terrible apertura”, tiene un voto seguro, el de él. Los conservadores, con numerosos candidatos, prefieren puestos a aventuras. De aprobación en aprobación, de firmas mil y de silencios mágicos, el Dr. Uribe parece continuará en el cargo “per Secula-Seculorum”, para alegría de los suyos y tristeza y desgracia de sus opositores.

Feliz año para todos. Que el Altísimo los proteja. A quienes me leen muchas gracias por su cariño.

Publicidad
Publicada por: ORLANDO PINILLA PRADA