2008-12-30 13:33:49

EEUU cierra un año de intensa lucha en la frontera

La detención de más de 723.000 inmigrantes indocumentados en Estados Unidos durante 2008 fue una muestra de la constante lucha de las autoridades por parar el ingreso de extranjeros que buscan en este país elevar su nivel de vida con un trabajo mejor pagado.

Comparta este artículo ›

EEUU cierra un año de intensa lucha en la frontera

Apoyados con vastos recursos tecnológicos, más de 18.000 agentes de la Patrulla Fronteriza desplegaron su vigilancia en puntos estratégicos de los 3.200 kilómetros que separan la frontera de Estados Unidos con México.

Durante el año, Estados Unidos perfeccionó un cerco tecnológico, constituido por cámaras infrarrojas instaladas en elevadas torres, censores a lo largo de la frontera, y aviones no tripulados que trasmiten imágenes a sofisticados centros de control, donde expertos organizan las operaciones de detención.

En la lucha por el control del paso de indocumentados por el río Bravo, que divide a México de Estados Unidos, este año culminó la construcción de 800 kilómetros de un muro de más de cinco metros de alto que tiene como meta para 2009 alcanzar los 1.100 kilómetros de longitud.

Las autoridades no proporcionaron una proyección de la cantidad de indocumentados que logran pasar la frontera, pero a diario en la ribera del río Bravo la Patrulla Fronteriza descubre bien establecidos senderos donde se aprecian las huellas del paso de inmigrantes ilegales.

Estados Unidos modernizó en estos meses el sistema computerizado de identificación de los indocumentados, quienes permanecen detenidos hasta que se cumplen los trámites en los consulados de sus países para obtener "un documento electrónico" que revele su identidad, ya que la mayoría llega sin papeles.

Para hacer "más pronto" las deportaciones y ahorrar recursos, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) redujo de tres meses a 30 días los trámites, y la meta es llevar el proceso a dos semanas, explicó a un grupo de periodistas extranjeros el director de la Oficina de Detenciones y Deportaciones de San Antonio, Texas, Michael Pitts.

Para Pitts, en atención médica, hospedaje y alimentación, diariamente por cada inmigrante el Gobierno de Estados Unidos gasta un promedio de 100 dólares.

El costo de movilizar al inmigrante a uno de los centros de detención de ICE depende de la ciudad donde fue atrapado. El costo de la deportación depende del país, pero si es a la región centroamericana tiene un promedio de 600 dólares por persona.

La tarea de las deportaciones fue permanente y la Unidad de Operaciones Aéreas del ICE transportó por semana a sus respectivos países a un promedio de 4.200 extranjeros. En este sentido, el Departamento de Seguridad Interna contrató para el ICE una flota de aeronaves que incluyen un avión pequeño, cuatro aviones Boeing 737 y cuatro MD-83.

La mayoría de los indocumentados mexicanos atrapados cerca de la frontera fueron deportados vía terrestre.

Sin embargo, los funcionarios estadounidenses están convencidos que los traficantes de indocumentados buscarán nuevas rutas, aunque sean caminos escabrosos, el desierto o las montañas, que entre otros riesgos presentan el peligro de serpientes de cascabel, víboras y tarántulas venenosas.

Publicidad
Publicada por: AFP