2009-01-04 05:00:00

Mango criollo, con ¬ďvisa¬Ē para el mercado externo

En febrero, en pleno verano, el país se inunda de un mango dulce, de buena carnosidad y alto contendido de fibra.

Comparta este artículo ‚Äļ

Mango criollo, con ¬ďvisa¬Ē para el mercado externo

Viene de la Costa Atl√°ntica, principalmente, del Magdalena y se le conoce como ¬ďmango de az√ļcar¬Ē.

As√≠ mismo, llega otro, que en esa tierra norte√Īa se le conoce como ¬ďmango¬íe burro¬Ē, ya que se encuentra en cualquier rinc√≥n de esa regi√≥n, y adem√°s, dada su abundancia es muy propicio para la sombra de los notorios y nutridos cuadr√ļpedos de esa zona del pa√≠s.

Esos materiales son de alta calidad, por lo que el Instituto Colombiano de Investigación Agropecuaria, Corpoica, con apoyo del Ministerio de Agricultura, identificó los más sobresalientes en Antioquia, Bolívar, Cesar, Córdoba, Cundinamarca, Huila, Magdalena y Tolima.

De acuerdo con el ingeniero agrónomo Jairo García Lozano, coordinador del proyecto, al final se dejaron 22 clones sobresalientes de mango hilacha o Magdalena River que superan las exigencias en calidad de la agroindustria y que además, tendrían un buen radio de acción en los mercados extranjeros donde las frutas tropicales copan buena cantidad de góndolas.

También se seleccionaron otros 22 materiales con buenas características para consumo en fresco.

¬ďAdicionalmente, lograron identificarse cinco clones sobresalientes de mango de az√ļcar, que presenta una alta demanda como fruta fresca en el exterior por su tama√Īo peque√Īo, escasa fibra, buen aroma y sabor, lo mismo que cuatro clones de mango manzano y cinco de mango reina para consumo fresco, de mayor tama√Īo y¬† peso superior a 400 gramos¬Ē, agreg√≥ el funcionario de Corpoica.

¬ŅPara d√≥nde van?

Ante la buena demanda de esa fruta en el mercado externo, el Gobierno Nacional, a través del Plan Nacional Frutícola, pretende incrementar tres veces el área que se tiene plantada en el país.

Se le apunta a un área nueva en todo el país de 27.500 hectáreas, lo que significa un 100% más del área plantada.

El país recolecta anualmente, de acuerdo con las cifras de Corpoica, aproximadamente 158 mil toneladas de fruta en su cosecha anual, repartidas en 18 mil hectáreas plantadas.

Ese proyecto busca que el ¬ď70% de la nueva √°rea sembrada sea para agroindustria y el 30% se vaya para consumo fresco¬Ē.

Seg√ļn Garc√≠a Lozano, ¬ďpara incrementar esa oferta es indispensable contar con material de siembra seleccionado por su calidad y facilidad de producci√≥n¬Ē.
Para el profesional, con la selección de los mangos elites, ya se cuenta con los materiales para replicar en diversas zonas productoras.

Lo anterior significa que el mango criollo de Colombia, muy seguramente, ser√° jugo en Canc√ļn o c√≥ctel en Ibiza, comarca de la rumba caliente de Europa.

Las cifras

En el  contexto mundial de países productores Colombia ocupa el lugar 24 de los 39 que poseen siembras de mango.

Y en el contexto nacional, Santander no est√° en los primeros 15 lugares, como productor de esa fruta tropical.
El listado es encabezado por Antioquia con el 20% de las siembras y la producción nacional.

Le siguen: Atlántico, Bolívar, Boyacá, Cauca, Casanare y Cesar.
Despu√©s vienen C√≥rdoba, Cundinamarca, La Guajira, Huila, Magdalena, Nari√Īo, Norte de Santander, Tolima, y Valle.

El cultivo del mango no es sencillo, pues tiene plagas que lo atacan de manera severa, como la mosca de la fruta (Anastrepha oblicua, A. serpentina), la escama acorazada (Aspidiotus palmae), la escama cerosa (Vinsonia stellifera) y el gusano barba de indio (Megalopyge lanata).

Entre las enfermedades se destacan: los nem√°todos del suelo, antracnosis, muerte de las ramillas, mancha blanca de la hoja, ro√Īa, muerte lateral y pudriciones.

Mango al 15%

Seg√ļn el ingeniero Garc√≠a Lozano, en los √ļltimos a√Īos tanto el mercado interno como el externo, han tenido una tasa de crecimiento anual del 15%.

El consumo en fresco lo dominan las variedades rojas, que son importadas de la Florida, EU, como por ejemplo, tommy, keitt y van dyke, principalmente.
Sin embargo, en la agroindustria de las pulpas se ha posicionado la variedad criolla Magdalena River.

Para el investigador, Colombia tiene grandes ventajas competitivas para el desarrollo técnico de ese frutal, dada la variedad climática y la gran cantidad de suelos que posee.

Alimento nutracéutico

Los alimentos nutracéuticos son aquellos que detienen el  envejecimiento, previenen las enfermedades y mejorando el funcionamiento del cuerpo humano.
Pues el mango est√° en esa lista de privilegiados.

¬ďUn estudio preliminar de la actividad antioxidante de la pulpa de mango criollo encontraron accesiones con un alto contenido de carotenos que a su vez presentaron una alta actividad antioxidante¬Ē, agreg√≥ el investigador.

La calidad nutracéutica del mango ya se estudio en variedades mejoradas como el kent, van dyke y tommy.
 
Sin embargo, en el mango criollo ese potencial antioxidante resultó similar y en algunos casos superior al de las frutas mejoradas.

¬ďSe requiere, por lo tanto, profundizar en la caracterizaci√≥n de los compuestos presentes con el fin de poder ofrecer un producto de mayor valor agregado¬Ē, sostuvo.

Az√ļcar con c√°scara

De las variedades criollas, el mango de az√ļcar es el m√°s conocido y apetecido, por su aroma y sabor adulzado.
Una muestra de lo anterior es lo acontecido en la Central de Abastos de Bucaramanga, Centroabastos, donde perfectamente en una temporada de cosecha pueden llegar 3 mil toneladas de la fruta.

De acuerdo con Ra√ļl Saavedra Hern√°ndez, coordinador de Mercadeo de Centroabastos, el mango de az√ļcar provienen de El Banco, Magdalena, y perfectamente pueden llegar 200 toneladas semanales.

La caja de 30 kilos, en inicio de cosecha se paga entre $40 mil y $50 mil; precio que se cae cuando se tiene el pico de la misma, pues esa caja se vende entre $10 mil y $15 mil.

La cosecha de mango de az√ļcar comienza en la mitad de febrero y va hasta finales de mayo.
Es decir, son cerca 90 días de pases acaramelados.

Publicidad
Publicada por: trodriguez@vanguardia.comMARCO A. RODR√ćGUEZ PE√ĎA