2009-01-06 05:00:00

Â…Y sigue tan campante

2009 será un año de hirviente actividad política de principio a fin. No ha concluido el período de vacaciones de finales de 2008 y comienzos de 2009 y ya el país está pendiente de las posibles alianzas que cuajen en el seno del Polo Democrático Alternativo para lograr mayorías en la convención que de dicha agrupación partidista realizará en febrero próximo;

Comparta este artículo ›

Â…Y sigue tan campante

ayer apenas era 5 de enero y en entrevista con María Isabel Rueda, publicada por el diario bogotano El Tiempo, el ex canciller Fernando Araújo aceptó que aspira a ser el candidato presidencial del Partido Conservador; ya están sobre la mesa las fisuras que hay en el seno de Cambio Radical en torno a un posible tercer mandato inmediato del Presidente Uribe. Y podemos seguir enumerando hechos que evidencian que pese a que aún no se han desempacado las maletas de vacaciones, ya la política está caliente.

Y lo estará más en febrero, y la temperatura subirá en marzo, aumentará en abril y probablemente hervirá en mayo, cuando los aspirantes a la Presidencia y a curules en el Congreso deben destapar sus cartas y renunciar.

Pero nos preguntamos: ¿Acaso en medio de tanta actividad política, hay un nuevo aire en ella, como consecuencia de los congresistas y políticos que han sido judicializados en los últimos años por vínculos con los paramilitares y el narcotráfico, episodio conocido como “parapolítica”?

La respuesta rotunda es no. Pese a haber sido investigados penalmente 86 parlamentarios, condenados a penas de prisión 14, estar llamados a juicio 11 y poder aumentar tales números (producto de  la vergonzosa morosidad sufrida por casos como el de Santander), en 2009 será evidente que la vieja política se salió con la suya y que sigue reinando en el espectro colombiano.

Los políticos condenados e inhabilitados para ocupar puestos de representación popular siguen campeando en sus regiones e influyendo en la definición de quiénes van a ser los candidatos a la Presidencia, por las diversas corrientes del pensamiento político en Colombia.

¿Por qué? Porque en el panorama colombiano no han brotado dirigentes políticos que realmente tengan interés de hacer política en una forma distinta a como se ha venido haciendo desde finales de los años 50 del siglo XX, es decir, desde hace 50 años.

Quiere eso decir, además, que no se llegó al fondo del problema. ¿Prueba de ello? El Congreso y los partidos políticos siguen actuando igual a como lo hacían antes del boom de la “parapolítica”. Y así, desafortunadamente, lo seguirán haciendo.

A medida que avance 2009 será cada vez más evidente que la política seguirá teniendo las mismas debilidades y pequeñeces que el país le critica y los hilos de ella seguirán siendo manejados por quienes hasta ahora lo han hecho, más allá de si están en una cárcel, o si lo hacen desde una curul del Congreso.  

Publicidad
Publicada por: REDACCION EDITORIAL