2009-01-06 05:00:00

Temas Urbanos

Casi adentro.- Memoria contra olvido es fórmula, aunque precaria, para no repetir lo que en Macondo con la Masacre de las Bananeras, terminó desdibujándose hasta pasar a ser un cuento de perdularios alucinados, alimentando así, otra vez, el perdón y olvido.

Comparta este artículo ‚Äļ

Temas Urbanos

Esa parece la intenci√≥n de ¬ďA las puertas del Ub√©rrimo¬Ē (Iv√°n Cepeda y Jorge Rojas. Bogot√°, 2.008, 155 Pgs.), investigaci√≥n documentada acerca del origen del paramilitarismo en Colombia.

De experimento en el Magdalena Medio (Puerto Boyac√°) se llev√≥ a diferentes partes del pa√≠s, iniciando en C√≥rdoba donde se puso en pr√°ctica reviviendo las viejas las masacres de miedo ¬Ė por lo menos 40 entre 1980 y 1993 (P. 40)- y usurpaci√≥n de tierras; incluida la desecaci√≥n de ci√©nagas en una zona donde, seg√ļn uribistas y no uribistas, est√°n las mejores tierras del pa√≠s, desaprovechadas en ganader√≠a extensiva con 1.3 cabezas de ganado por Ha. Pero todo sucede ah√≠, a las puertas de El Ub√©rrimo, una hacienda de la ¬ďpaisificaci√≥n¬Ē antioque√Īa; la familia Uribe est√° all√≠ desde 1961. ¬ďA escasos kil√≥metros se esa hacienda, en su entorno pol√≠tico y social, naci√≥ y alcanz√≥ su ascenso en los √ļltimos 25 a√Īos el proyecto paramilitar. Su due√Īo (1982) aspira seguir gobernando a Colombia¬Ē (Pg.155).

Imposible hablar de pulcritud y limpieza sin untarse en medio de tanto fango, de asesinos y bandidos de bien, de proselitismo armado y tantas ¬ďpresuntas¬Ē ¬ďfuerzas oscuras¬Ē, como las denominaban los voceros oficiales y la prensa oficiosa; pero es posible que el pa√≠s haya advertido ya que ¬ďrefundar la patria¬Ē result√≥ peor que la enfermedad.

Los se√Īores de la tierra acudieron al asesinato selectivo y a la matanza colectiva; basta citar solo cuatro casos de masacres que espantan: en Mejor Esquina (1988) un terrateniente de la regi√≥n pag√≥ una fiesta con ¬ďlimpieza¬Ē a las 11 de la noche, mientras bailaban porros sinuanos, 40 v√≠ctimas; en Las Tangas, Fidel Casta√Īo hizo matar 42 campesinos para compensar 42 reses perdidas en su finca de 7000 Has; en El Salado (2000) 66 hombres, mujeres y ni√Īos fueron masacrados, mientras los paras festejaban con gaitas, tambores y acordeones y en Mapirip√°n, con el apoyo log√≠stico del ej√©rcito, 200 asesinos torturaron y mataron a 49, algunos decapitados en el matadero del pueblo, argumentando un combate con las Farc; (P.71). Crear un Estado paramilitar, sirvi√≥ para que, con el desplazamiento masivo, se reestructurara la distribuci√≥n de la propiedad territorial (P.42), haciendo reforma agraria hacia la derecha. Un libro para conjurar el ¬ďalzaimer¬Ē pol√≠tico de los colombianos.

Publicidad
Publicada por: Libardo León Guarín