2009-01-07 05:00:00

¿Todos los que no son uribistas son terroristas?

En plena navidad la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó al Estado colombiano por el asesinato del abogado Jesús María Valle Jaramillo, ocurrido en 1998.

Comparta este artículo ›

¿Todos los que no son uribistas son terroristas?

La CIDH consideró que las autoridades no le prestaron la protección que requería el entonces presidente del Comité de Derechos Humanos de Antioquia. Valle había denunciado las alianzas que existían entre miembros de la fuerza pública y los paramilitares, para –entre otras barbaridades- ejecutar masacres como las ocurridas en Ituango, Antioquia. Me referí al tema en columna titulada Uribe y la masacre de El Aro.

La sanción implica –entre otras cosas- que la nación deberá realizar un acto público de reconocimiento de la responsabilidad oficial. Supongo que el acto estará encabezado por el Presidente Álvaro Uribe, quien era el gobernador de Antioquia cuando Valle fue acribillado. Antes, el abogado había alertado a Uribe sobre las masacres y los riesgos que corría su vida.

Sin embargo, lo único que hicieron Uribe, sus funcionarios y altos mandos militares fue cuestionar a Valle y demandarlo por calumnia. El abogado fue baleado después de declarar en la Fiscalía que él percibía “como un acuerdo tácito, como un ostensible comportamiento omisivo” entre las fuerzas militares y policiales, funcionarios de la Gobernación y paramilitares.

Infortunadamente el caso de Valle no es aislado. Muchos han caído antes y después del jurista. Ahí tenemos la muerte sospechosa en diciembre de Edwin Legarda, esposo de la valerosa líder indígena Aída Quilcue, en un retén militar. O la insólita investigación abierta contra Patricia Ariza, reconocida artista y defensora también de los derechos humanos. En el país de la Seguridad Democrática es muy peligroso ser defensor de los derechos humanos, periodista independiente, izquierdista, sindicalista, líder popular o indígena. Mejor dicho, todos los que no son uribistas son terroristas.

Los defensores de los derechos humanos no tienen problemas en países democráticos. Sí los tienen en regímenes totalitarios o democracias anémicas de “izquierda” o “derecha”. No es casual que –por ejemplo- Human Rights Watch haya sido cuestionada por los gobiernos de Venezuela y Colombia, a raíz de informes negativos sobre ambos países. Ambos gobernados por caudillos que acumulan poder para perpetuarse en la presidencia. Los países que han logrado progresos sociales y económicos lo han logrado fortaleciendo las instituciones y preservando la división de poderes. No incubando presuntos mesías, algunos con largos rabos de paja.

Publicidad
Publicada por: Jairo Puente Brugés