2009-01-14 05:00:00

EL 2009

Con cierta nostalgia despedimos al 2008 y con grandes esperanzas saludamos al 2009 a pesar de los malos pronósticos que han venido haciendo.

Comparta este artículo ›

EL 2009

Anuncian la recesión, en la parte económica ya está afectando a varios países y la definen como una disminución en modo significativo del producto bruto nacional que conlleva una baja del nivel de empleo; habrá pues, una parálisis de muchas actividades, como ocurrió en la famosa crisis allá por los años treinta. Como complemento, las cabañuelas no han pintado bien, por lo visto será un año caluroso y solamente un mes de invierno intenso, sin embargo, seguiremos siendo optimistas, vendrá la paz y con ella ha de regresar la bonanza.

Entre tanto, ésta es una época dedicada a atender a familiares y amigos que han venido a visitarnos procedentes de otras ciudades y aún de otros países. Ha sido la oportunidad para acudir a los nuevos restaurantes, magníficos en todas sus especialidades tanto en la comida criolla como en le foránea, tenemos entre otras la argentina con churrascos muy bien preparados, la francesa de variado menú, la italiana con toda clase de pastas, además la china y la árabe.

Esto nos hace recordar que Bucaramanga ha tenido siempre el atractivo de la buena mesa, así en otros tiempos estuviera dedicada a los famosos piqueteaderos como Camirí y Mateo. Hoy queda La Puerta del Sol muy solicitada por los visitantes para degustar los platos típicos santandereanos como el histórico Mute, preferido del sabio Mutis, el cabrito con pepitoria y la yuca frita. Contaban que había unos glotones que eran famosos como don Eufemiano Romero quien habitualmente a la hora de la cena, ingería docena y media de tamales con arepa y chocolate. Estos comilones servían para acreditar los restaurantes donde habitualmente tomaban los alimentos y eran bonachones y de amplia cintura.

Hoy existe la preocupación especialmente de las damas, por la obesidad; no quieren convertirse prematuramente en “jamonas” y recurren a las dietas heroicas a las liposucciones y otras cirugías como la del balón para restringir el ingreso de alimentos a veces con malas consecuencias. Pero las gorditas también tienen su encanto, estuvieron de moda en tiempos de Matahari y de Mae West y con anterioridad fueron modelos de famosas obras de arte, no nos referimos a Botero pero sí a Rubens quien nos dejó su famoso cuadro de las Tres Gracias.

Publicidad
Publicada por: Hernando Pardo Ordóñez