2009-01-15 05:00:00

El reto de Rodrigo Rivera

Este político, exsenador y excandidato a la presidencia, que regresa luego de capacitarse en el exterior enriqueciéndose intelectualmente con propósitos de alto vuelo, honorable, mesurado y hasta ahora, quién lo creyera,

Comparta este artículo ‚Äļ

El reto de Rodrigo Rivera

de manos limpias y frente en alto, resolvi√≥ enfrentar al hoy due√Īo del partido liberal colombiano, C√©sar ¬ďGavilla¬Ē Trujillo quien dispuso expulsarlo del partido porque est√° de acuerdo con disposiciones y actitudes del gobierno, no con todas, advirtiendo el due√Īo que en el liberalismo que su partido predica y practica no se profesa la libertad de pensamiento sino la alienaci√≥n de su propietario y sus arlequines.

No fue el excandidato chaparraluno que pretendi√≥ convencernos que es el √ļnico poseedor de las verdades no reveladas, cuando a duras penas le conocen en su pueblo; ni fue el poseedor de una voz tremolante para asustar incautos con dires y diretes extra√≠dos del rebusque; ni se catapult√≥ desprestigiando al gobierno para ganar indulgencias. Se someti√≥ a las reglas del juego y perdi√≥, pero a quien ello no le impide tener hoy todos los quilates necesarios para reintentarlo.

Rodrigo Rivera est√° pl√°cidamente esperando que lo expulsen quienes dirigiendo el partido ensalzan y respaldan a los apologistas de las Farc., los mismos y las mismas que respaldan a dicha organizaci√≥n guerrillera p√ļblica y abiertamente, invitan descaradamente a la subversi√≥n y a la violencia y piden minutos de silencio por los criminales fallecidos.

Ese no es el histórico partido liberal. Ese glorioso partido de ancestrales patriarcas como Santos, López Pumarejo, Echandía, Gaitán, los Lleras, solo para citar algunos recientes, es abiertamente antagónico con el de López Michelsen, Barco, Turbay Ayala, el del elefante y el de la catedral donde ondeaba el pabellón del amarillo pollito, azul cielo y rosadito.

Que pueda disponer el país de precandidatos con la entereza y el valor civil de Rodrigo Rivera, prospectos que siendo políticos, sean la excepción que confirme la regla porque la honestidad, la dignidad y su currículo toleran cualquier examen, siendo prenda de garantía para todo el país. Lo demás son cristos de espaldas y disfraces con turbantes.

 

Escritor Ito

Publicidad
Publicada por: EP√ćSTOLAS LAICAS