2008-07-24 16:40:57

Estudiar: una actividad de alto riesgo para 300 niños

Padres de familia y docentes de 300 alumnos de los grados primero a cuarto de primaria del colegio oficial Politécnico sede C, del barrio Girardot, reclaman que el techo de los salones sea reparado lo antes posible y no esperar a una tragedia.

Comparta este artículo ›

Estudiar: una actividad de alto riesgo para 300 niños

Una parte del colegio funciona en una casa de más de 60 años ubicada en el mencionado barrio, la cual presenta “un severo deterioro en la estructura del techo, que está soportado por vigas podridas y llenas de comején”, explicó ayer Gloria Ángela Chávez, coordinadora del plantel.

La docente añade que “las paredes y estructura en general están bien, pero el techo se puede venir al suelo en cualquier momento”.

No obstante, desde el año pasado la Coordinadora y la Rectora enteraron de la situación a la Secretaría de Educación Municipal, las obras de reposición no se han hecho.

Voz oficial

Luis Alfonso Montero Luna, secretario de Educación de Bucaramanga, manifestó que “aunque la cubierta está en proceso de deterioro, no es tan grave. No estamos al borde de una tragedia, esa valoración fue hecha por los ingenieros que visitaron la institución y estimaron el valor de las obras”.

“Los padres deben estar tranquilos, la próxima semana comenzamos el proceso de licitación de la obra, con un valor cercano a los $120 millones de pesos”, puntualizó Montero Luna.

Sin embargo, la coordinadora del plantel Gloria Ángela Chávez sostiene que las obras son urgentes. “Ya tenemos un salón cerrado porque sentimos temor de que las vigas cedan y desafortunadamente tengamos un accidente”.

Claudia Fernández, subsecretaria de Educación de Bucaramanga, agregó que “ante una situación de riesgo que determinen los ingenieros, los niños se ubicarán en otra institución o localidad.

Igual estamos buscando un predio en alquiler, a donde puedan ser trasladados durante el periodo en que se realicen las obras”.

Opine

¿Qué le pide a la Alcaldía?

Lilia Gélvez.
 
Madre de un alumno de 2°

“Pienso que la situación es terrible, es un peligro para los niños, uno vive preocupado, pero ¿qué más puede hacer uno? Los niños necesitan estudiar, pero en buenas condiciones”.

Rosa Moreno Fuentes.

Madre de un alumno de 2°

“Me parece incómodo y peligroso para los niños que sigan estudiando en esos salones. Las vigas del techo están podridas y deben ser cambiadas”.

Édgar Sandoval.

Padre de un alumno de 3°

“Necesitamos que nos colaboren para arreglar el techo, es algo urgente. Uno no se siente tranquilo de dejar a los niños estudiando en un sitio con tanto deterioro como ese”.

Publicidad
Publicada por: agallo@vanguardia.comAdriana Gallo