2008-06-29 10:56:01

El rally palpita en Santander

No importa el terreno, ni el agua, ni los golpes, ni los constantes bamboleos del cuerpo que nunca termina por acomodarse en su silla, lo único que importa es la pasión, el amor y la adrenalina con la que se vive el Rally.

Comparta este artículo ›

El rally palpita en Santander

Con esos ingredientes comenzó ayer en Lebrija, en la pista de motocross de La Piñera, el Rally Raid Santander 600.
Allí, desde muy tempra­no, se fueron congregando los cerca de 100 participantes, para ultimar detalles de sus vehículos y para saludarse con sus amigos, que minutos más tarde, en el fragor de la competencia, se convertirían en sus más acérrimos rivales en inhóspitos caminos del Magdalena Medio santan-dereano.
Poco a poco el lugar se fue convirtiendo en un hervidero humano, en el que el rugir de los motores comenzó a sonar de manera insistente, sirviendo como preámbulo de lo que vendría más adelante.
Aunque el rally es un deporte exigente, muchas mujeres, tanto en cuatrimotos como en vehículos se metieron en la aventura, por gusto y gastar un ‘poquitín’ de adrenalina en la geografía santandereana.
Llegó la hora de clasificar y el ruido de los motores se hizo más fuerte y los carros tuvieron que hacer un ejercicio contrarreloj en un tramo de 800 metros, para buscar el mejor tiempo para partir adelante.
La clasificación se hizo con calma, y uno a uno fueron pasando por el trazado, hasta terminar y dar inicio a la competencia que todos esperaban, el tramo especial Lebrija – Barrancabermeja.
Una vez comen-zaron a adentrarse en los angostos, irregulares, polvorientos y perdidos caminos de la región, sin importar GPS, ni nada, cada uno comenzó a buscar el camino indicado para empezar a buscar la meta final en el Puerto Petrolero.
El estruendo de carros, motos y cuatrimotos, hizo que la calma y la tranquilidad de los sector5es atravesados se per­diera momentáneamente y sacara a los lugares de sus ocupaciones, para ver por unos instantes como se pavoneaban los competidores por entre sus cultivos, haciendo gala de su habilidad y pericia para llevar sus vehículos, dejando tras de sí.

Publicidad
Publicada por: oswaldo contreras