2008-07-09 22:44:53

Quebrada de Los Andes, está convertida en basurero comunitario

La quebrada que pasa por la carrera 40 No 203 -28, en Los Andes, que años atrás fue una caudalosa fuente hídrica, es hoy, un basurero comunitario. Según los habitantes, a diario a este lugar son arrojados residuos de comida, escombros y hasta animales muertos, que además de emanar olores fétidos, contaminan la zona residencial y comercial, atentando de esta forma contra la salud de las personas. A pesar de los controles que ejercen los afectados para evitar que lleguen inconscientes a botar desperdicios, éstos siempre se las ingenian para “intoxicar” el ambiente. Los quejosos aseguran que los vendedores ambulantes, que trabajan en la zona, son algunos de los que, al finalizar su jornada laboral dejan la basura en este lugar. A esto, se suman, los residuos que otras personas sin el menor reparo botan al cause de la quebrada.

Comparta este artículo ›

Quebrada de Los Andes, está convertida en basurero comunitario

“Esto se ha convertido en un problema que se nos está saliendo de las manos y hasta el momento nadie le ha prestado atención, teniendo en cuenta los riesgos a los que estamos expuestos los habitantes del sector”, señaló uno de los afectados.

Agregó que “la situación está empeorando, por eso es necesario recuperar la quebrada los más pronto posible”.

Esta fuente hídrica además se ha convertido en el desagüe de las aguas residuales de algunas viviendas, razón por la cual, los afectados pidieron a las autoridades una inspección de la zona.

“Esperamos que se logre frenar el botadero de basura con multas a los infractores. Necesitamos que se haga algo para que las personas entiendan que este no es un basurero”, manifestó Estela Pérez, una de las más afectadas, porque su negocio funciona en una ladera de la esta quebrada. Desmoronamiento

La zona que rodea la quebrada por ser húmeda tiende a desmoronarse, razón que mantiene a la comunidad en alerta ante un posible deslizamiento.

Por esa razón insistió para que se ejecuten las obras de canalización y con esto brindar estabilidad a los inmuebles más cercanos. Roedores azotan a la comunidad

Esta zona residencial, en la que además funcionan negocios de comidas se ha visto perjudicado por los roedores que salen de este foco de contaminación.

Ratas, cucarachas y moscos y otros animales “extraños”, de los cuales se desconoce su descendencia, abundan en las viviendas.

Aunque todavía no se han presentado hechos lamentables por la presencia de estos roedores e insectos, la comunidad solicitó a la Secretaría de Salud una visita al sector para que conozca la situación que afronta para que se tomen las medidas necesarias y erradicar con estos trasmisores de enfermedades. Gestiones y seguridad

Debido al problema de salubridad que se ha generado, algunos habitantes han gestionado en años anteriores la canalización de la quebrada; sin embargo, pese a la insistencia no han tenido una respuesta concreta.

Una de las más recientes se pasó hace 4 años a la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (Cdmb).

Además de convertirse en un foco de contaminación, esta quebrada también ha sido por años el refugio de viciosos, quienes aprovechan la oscuridad y los altos matorrales para escabullirse de las autoridades.

“Nadie le hace limpieza, porque nos queda difícil. Nadie se va a meter al hueco. Necesitamos de personas capacitadas que los hagan con la protección necesaria”, manifestó Estela Pérez.

Publicidad
Publicada por: Liliana Carvajal Pineda