2008-07-12 10:51:27

Hernando Martínez Vásquez

Hernando fue como persona, ejecutivo y banquero alguien especial. Y fue diferente porque dedicó toda su vida al servicio de la gente. A todos apoyaba con la misma dedicación y entrega, desde el empresario notable hasta el más humilde de los hombres o familias del común.Cuando se recibía una llamada de Hernando, de antemano se sabía que era siempre para hacer un comentario positivo o apoyar una causa noble. Él luchó por muchas fundaciones y entidades que tratan de hacer de nuestra comunidad un lugar más amable y humano.Él dio una lección de ser un banquero ejemplar e integral, pues colaboró con las empresas, no solamente cuando tenían buena salud financiera. Cuando estaban en serias dificultades y aún en riesgo de llegar a la quiebra y desaparecer, surgía siempre la mano salvadora de Hernando convertido en el espadachín que las defendía a muerte, ante los organismos del Estado o las entidades financieras a nivel regional o nacional.El año pasado hablé con Rafael Ardila Duarte, en ese momento presidente de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio, para organizar un homenaje a Hernando por su vocación de servicio, su honestidad, su vida limpia, sus logros profesionales y su calidad humana. Pero el menos interesado en que se hiciera realidad dicho homenaje fue el mismo Hernando. Esta anécdota es reflejo de lo que él fue: un ser humano de perfil bajo pero de corazón grande. Alguien decía que el drama del hombre de hoy es que lucha por ser importante, pero se olvida de ser útil a la sociedad. Hernando fue la excepción a la regla. Santander tiene demasiadas cosas que agradecerle a este ejecutivo ejemplar. Ojalá los gremios le rindan un homenaje al escoger su nombre para alguna causa noble y permanente que mantenga vivo siempre el recuerdo de Hernando Martínez Vásquez.Desde el cielo seguirá estando al lado de su adorada madre Zilia, de todos sus hermanos y de sus queridas hijas Mónica y Marcela.Adiós a mi gran amigo, al ejecutivo y al miembro de familia que llenó de nobleza y humildad todos los actos de su vida.

Comparta este artículo ›

Hernando Martínez Vásquez
Publicidad
Publicada por: Luis Armando Zarruk