2008-07-13 10:35:32

Zapatoca está de moda

A partir los 70 Zapatoca entró en decadencia. Desaparecieron los internados y mermaron los colegiales. Se fueron los Salesianos; los estudiantes se desbandaron hacia el Técnico industrial dejando un claustro casi vacio y abandonado. Los colegios de las Betlehemitas y la Presentación espantaban por su soledad. Por haberse secado la mata levítica cerró sus puertas el seminario menor; en sus instalaciones funcionó entonces la desastrosa Cooperativa Arkaz de Colombia y tanto la finca como las instalaciones yacieron por años totalmente abandonadas. Los pobres ahorradores quedaron en la miseria. Las quebradas se secaron junto con sus pozos y sus encantadores prados. La sana política se tornó en politiquería. Sólo sacaban la cara por el pueblo los sabrosos panes y dulces y los artísticos trabajos salidos de las mágicas manos de damas bordadoras. Se decía que “en Zapateca todo fue”.Hoy las cosas han cambiado y el pueblo vive una verdadera resurrección. La villa de nuestros mayores recupera su confianza y pujanza. La pavimentación de la carretera a Bucaramanga avanza a pasos agigantados por esas áridas breñas y esos hermosos abismos constituyéndose en una titánica y hermosa obra de ingeniería. Las imponentes y cómodas instalaciones del Salesiano hoy están remozadas’ y más bellas que nunca y en ellas se congregan todos los Institutos de educación pública. La gente tiene platica y puede sufragar para sus hijos las módicas mensualidades de los colegios privados.Zapatoca se está convirtiendo en el mejor vividero del país y en un polo de desarrollo turístico, ya que su calidad de vida es envidiable.Allí se respira paz, aire puro, un clima de seda y el paisaje es mágico. Los servicios públicos son muy buenos y económicos, la comida es sana y barata, el pueblo resplandece por su aseo y su gente por su cordialidad. No hay vendedores ambulantes ni limosneros. La gente que quiere tiene trabajo, aunque la mayoría se dedica a rascarse la barriga y a disfrutar de semejante encanto.Los lugares turísticos comienzan a relucir su belleza v atracción. Hay hospedaje cómodo, a la altura de todos los bolsillos pero siempre seguro, aseado y económico. La casa de ejercicios está ampliando sus provervialmente acogedoras instalaciones; abundan los hostales en las casas particulares, la hermosa y abandonada Apostólica poco a poco se transformará en residencias y hotel. También comprar finca raíz se ha convertido en un excelente negocio. Muchos adquieren casas viejas que una vez remodeladas son un encanto. Y para los más exigentes, en las lomas de Gachaneque de construye un conjunto campestre de primera categoría. Visitar a Zapatoca e invertir allí esta de moda. Invito a todos a hacerlo. Me lo agradecerán.

Comparta este artículo ›

Zapatoca está de moda
Publicidad
Publicada por: Reinaldo Suárez Díaz