Viernes 16 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Universidad Manuela Beltrán, 24 años de constante evolución en Bucaramanga

Tras 24 años de servicio en Bucaramanga, hoy la UMB consolida una amplia oferta de estudios de pregrado y posgrado, laboratorios y otros ambientes académicos con sello de excelencia, innumerables acciones de impacto social y un poco más de cuatro mil egresados sirviendo al país. El gran reto ahora es alcanzar la acreditación institucional, cuyas condiciones iniciales fueron aprobadas por el CNA.

Comparta este artículo ›

Suministrada
Fachada UMB
(Foto: Suministrada)
Suministrada
Laboratorio de acondicionamiento físico
(Foto: Suministrada)
Suministrada
Laboratorio de biomecánica digital
(Foto: Suministrada)
Suministrada
Laboratorio de cirugía
(Foto: Suministrada)
Suministrada
Laboratorio de cuidados intensivos
(Foto: Suministrada)
Suministrada
Laboratorio de ginecoobstetricia
(Foto: Suministrada)
Suministrada
Laboratorio de hospitalización
(Foto: Suministrada)
Suministrada
Laboratorio de pediatría
(Foto: Suministrada)
Suministrada
Laboratorio de química
(Foto: Suministrada)
Suministrada
Laboratorio de rehabilitación integral
(Foto: Suministrada)

Constante crecimiento, transformación, impacto social y excelentes resultados. Así se resume el accionar de la Universidad Manuela Beltrán, UMB, seccional Bucaramanga durante 24 años de presencia activa en la ciudad.  

Las sedes iniciales en el barrio Cabecera del Llano en 1996, año en el que la institución llegó a la capital santandereana ofreciendo programas de extensión; y más tarde su presencia en la Calle de los Estudiantes, hoy son solo uno de los referentes de expansión en nuestro medio.

La creciente proyección de la Universidad Manuela Beltrán en Bucaramanga y su acogida entre la comunidad local, han robustecido durante casi un cuarto de siglo el quehacer académico regional.

Lea también: Universidad Manuela Beltrán destaca labor del abogado Sergio Flórez

Las cifras lo ratifican: 4.282 egresados de pregrado y posgrado en la sede de Bucaramanga, una oferta de 12 programas de pregrado (empezó con 4) y cinco en posgrado (uno del nivel de maestría), 140 docentes y 48 programas de educación continua.    

Desde la calle 33 con cra. 27 tres modernas sedes: la académica (con aulas y una biblioteca totalmente digitalizada; con 6 meses de servicio), la de laboratorios (con 17 años) y la administrativa (con 2 años de servicio), convergen para cumplir siempre la meta de la UMB: ofrecer educación de excelencia.

Tan solo en los últimos 7 años la universidad ha invertido en tecnología, mobiliario e infraestructura en estas sedes cerca de $10 mil millones.

Hacia el aprendizaje feliz
En palabras del rector de la seccional, Alberto Cadena Angarita, la filosofía de la universidad es muy clara: el aprendizaje feliz.

“Con nuestro modelo educativo nosotros queremos que el estudiante cumpla a cabalidad con las competencias que nos comprometidos a otorgarle, eso lo logramos con las prácticas durante cada semestre en los laboratorios de última tecnología. Allí, ellos desarrollan competencias de cómo hacer las cosas, es decir, aprenden haciendo, que luego las refuerzan con el modelo de prácticas en las organizaciones. Así la universidad ha logrado reconocimiento”, explica el Rector.

Actualmente, este moderno edificio cuenta con 29 laboratorios y es pionero en el oriente colombiano en el uso de simuladores avanzados, que permiten generar los casos más críticos de un paciente hasta los más básicos.

Lea también: Universidad Manuela Beltrán: ¿Cómo desde la universidad se propende por la formación integral de los profesionales para crear futuro en Santander?

“La UMB tiene muy claro que sus inversiones van a laboratorios e infraestructura de aulas, porque ahí es donde el estudioso está recibiendo lo que viene a buscar acá; por eso, laboratorios se mantiene totalmente equipado y renovado, con última tecnología”, explica Laura Milena Palacios Mora, vicerrectora Académica.

En esta sede sobresale el laboratorio de simulación hospitalaria, ubicado en el primer piso, integrado a su vez por seis laboratorios: el de terapias alternativas, pediatría, gineco obstetricia, hospitalización, área de esterilización y UCI. Estos laboratorios impactan áreas transversales de los programas de Fisioterapia, Enfermería, Psicología e Ingeniería Biomédica (única oferta en el nororiente desde 1996 hasta el año pasado).

“Los simuladores son muy importantes, porque cuando los estudiantes llegan al campo real se van a enfrentar a equipos muy similares. Cada laboratorio está adecuado debidamente para disponer de los equipos y del ambiente propicio que le permita al estudiante hacer sus prácticas lo más vivencial. De esta forma, cuando llegue a su práctica empresarial está mucho más calificado al momento de de interactuar con pacientes, equipos y con protocolos clínicos básicos o avanzados”, dice Jhon Freddy Reyes López, jefe de Laboratorios de la seccional.

Por su avance tecnológico también sobresale el laboratorio de anatomía donde está la mesa de disección virtual o anatomage, única en el oriente del país. Se trata de una gran tablet cuyo software muestra un cadáver real digitalizado al que se le pueden hacer toda serie de exploraciones: cortes diversos, observar desde diferentes perspectivas, analizar cada órgano, observar diferentes niveles de profundidad (desde la piel a las vísceras), que el estudiante va siguiendo en una pantalla de 65 pulgadas.

Méritos de los docentes
Otro eje articulador de este “aprendizaje feliz” es el grupo docente, en un 70% en la escala de magister y doctor, vinculado solamente de tiempo completo o medio tiempo.  

El docente de tiempo completo en la UMB seccional Bucaramanga, por ejemplo, cubre 44 horas de las cuales 22 son de clase (de 60 y no de 45 minutos cada una) y las otras 22 son de permanencia a través de tutorías. En este ejercicio también participan los alumnos más sobresalientes en un rol de auxiliares o monitores tutores, así como grupos interdisciplinarios de apoyo.  

“Acá los estudiosos tiene el plan ‘Apoyar’ que les permite que si están en riesgo de perder una materia se les haga un acompañamiento académico. Nosotros hablamos de aprendizaje feliz, porque la idea es que lo que encuentren en el aula los motive, los satisfaga, porque les va a servir para la vida. Ese es el éxito del proceso de aprendizaje acá, que es significativo”, afirma la Vicerrectora Académica.

Esta filosofía también explica la baja deserción de estudiantes en la Manuela Beltrán, que llega al 8%, muy por debajo de la media en Colombia que alcanza el 36% al finalizar el primer año de estudio. Este semestre en la seccional Bucaramanga hay cerca de 800 alumnos matriculados en programas de pregrado y cerca de 300 en posgrado.

Con impacto social
La excelencia académica es tan importante para la UMB seccional Bucaramanga como su proyección social. Por eso, cada uno de los eventos que realiza en este componente no responde a un momento, sino a un trabajo que se construye a lo largo del año cuyo impacto en el entorno es muy visible.  

Entre los programas de extensión más fuertes está el compromiso con la población discapacitada. Por eso, cada año desde hace 18, esta seccional realiza las Olimpiadas para la discapacidad. El objetivo es proporcionar un espacio de recreación para esta población, las personas que laboran en las instituciones que las atienden y estudiantes de la UMB.    

Múltiples esfuerzos desde todos los programas académicos van orientados a esta actividad. En Fisioterapia, por ejemplo, se ha investigado sobre terapias que favorezca a esta población; desde las ingenierías se han desarrollado aparatos que mejoran la calidad de vida del paciente e, incluso, desde diseño de modas se han elaborado piezas (ropa, bolsos y gorras) en telas o con características especiales para ellos.

Otro evento, ya reconocido en diversos ámbitos de la ciudad es Santander Diseña, un gran escenario para que los estudiantes de Diseño de modas exhiban sus creaciones a los empresarios del gremio.

“Este año vamos a tener nuestro propio desfile UMB Santander diseña. El ejercicio es darle soluciones al sector, no es solo un ejercicio académico”, explica el rector Alberto Cadena Angarita.

A estos dos programas se suman el trabajo con Hogares Claret, en el que a través de expresiones artísticas se busca generar proyectos de vida a los jóvenes que han perdido su libertad; Pospenado, un programa que se desarrolla con el Inpec que brinda ayuda desde varios ámbitos a quienes recobran su libertad y buscan reintegrarse a la sociedad; también sobresale el convenio con la Organización Iberoamericana de Seguridad Social para el desarrollo de tecnologías que beneficien a las personas con discapacidad a través del Ciapat de la UMB y, uno de los más reciente, el concurso de cuento para estudiantes de secundaria, que premia el talento literario con becas universitarias.

Si desea conocer más de la seccional Bucaramanga, visite http://www.umb.edu.co/bucaramanga/

Publicidad
Publicada por: NUEVOS PROYECTOS