Motociclista murió tras chocar contra un vehículo ‘fantasma’ | Judicial | Vanguardia.com
Jueves 14 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Motociclista murió tras chocar contra un vehículo ‘fantasma’

Comparta este artículo ›

Marco Valencia / VANGUARDIA LIBERAL
En este punto se registró el accidente que le costó la vida a Edwin Alexander Acuña Peñuela. Las autoridades tratan de localizar al conductor implicado.
(Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA LIBERAL)
Marco Valencia / VANGUARDIA LIBERAL
23 años tenía Edwin Acuña.
(Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA LIBERAL)
Una aparente omisión de un ‘Pare’ por parte de un vehículo que huyó, habría sido la causa del fatal accidente de tránsito en el que perdió la vida Edwin Acuña Peñuela, de 23 años.

En menos de 10 días tres personas han perdido la vida en el área metropolitana de Bucaramanga, tras ser arrolladas por carros ‘fantasmas’, es decir, vehículos cuyos dueños se dan a la fuga una vez suceden los accidentes.

En el hecho más reciente, Edwin Alexander Acuña Peñuela, de 23 años, falleció tras permanecer recluido durante tres días en la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, del Hospital Universitario de Santander, HUS, a donde llegó luego de que su motocicleta chocó con una supuesta camioneta.

De acuerdo con la información recopilada por los familiares y autoridades, a las 9:40 de la noche del pasado sábado 9 de septiembre, en la calle 22 con carrera 13 de Bucaramanga, el joven, zapatero de profesión, se desplazaba en su motocicleta pulsar 180 de placa IDW-89B, que hace apenas cuatro meses había comprado, cuando chocó con un vehículo, que se dio a la fuga.

Lea también: Dos personas murieron calcinadas en accidente en Santander

“Es una camioneta blanca, al parecer una Mazda BT-50. Mi hijo iba subiendo por la calle 22 y la camioneta se comió un ‘Pare’ que hay en la carrera 13. Lo atropelló y lo dejó botado”, manifestó Giovanni Acuña, padre del occiso.

Tras la colisión, el motociclista quedó tendido durante 10 minutos, ya que a esa hora ese sector se caracteriza por estar solo. Una mujer que pasaba por el lugar en una moto lo auxilió y dio aviso a sus familiares.

En ambulancia trasladaron al herido hasta la Clínica La Merced, pero ante la gravedad de las lesiones fue remitido al HUS, donde fue intervenido quirúrgicamente en tres oportunidades.

“El deceso de mi hijo fue por mucha demora, desde el accidente hasta cuando lo operaron, porque el hueso le rompió una arteria de la pierna”, explicó el progenitor.

Según los allegado a la víctima, durante la estadía en el centro médico, al joven de 23 años los médicos le tuvieron que amputar la pierna izquierda desde la rodilla. Además, presentaba complicaciones en otras partes del cuerpo, incluso tenía comprometido órganos.

Finalmente, a las 4:00 p.m. del martes, Edwin Acuña, quien dejó un niño de 6 años y a una mujer embarazada de su segundo hijo, murió.

Del fallecido se conoció que el día de los hechos venía del barrio Nariño de visitar a un primo y se dirigía a su vivienda en el barrio Betania, en el Norte de Bucaramanga.

Esperan resultados

Agentes de la Dirección de Tránsito y Transporte de Bucaramanga dieron apertura a una investigación. Por lo pronto analizan cámaras de seguridad del sector para hallar alguna pista que conduzca a dar con el paradero del conductor involucrado.

Por su parte, los familiares del occiso también han hecho lo propio y aguardan se haga justicia.

“Ya hemos recogido unos videos de unos locales, pero no se logra ver la placa. Ojalá podamos acceder a las cámaras de la Policía y verificar. Lastimosamente a veces las leyes para estos casos no sirven, porque le dan de dos a seis años de casa por cárcel y esto es un homicidio, echarle el carro por encima a otro es como si usted cogiera a una persona y lo apuñalara o le pegara un tiro, es la misma cosa”, concluyó el padre.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN JUDICIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.