Domingo 15 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Peatón murió seis meses después de ser arrollado

La cifra de peatones muertos en el área metropolitana de Bucaramanga sigue ascendiendo considerablemente. El caso más reciente fue el de Ramiro Antonio Silva, atropellado por una motocicleta el 26 de septiembre de 2017, en la vía Piedecuesta - Floridablanca, a la altura de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Comparta este artículo ›

Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Ramiro Antonio Silva tenía 58 años de edad y era miembro de la Hermandad Jesús Nazareno de Floridablanca.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

De acuerdo con lo comentado por sus hijos, cuando ocurrieron los hechos Silva quedó con vida, pero malherido. Duró más de dos meses en el Hospital Internacional de Colombia, fue dado de alta pero su estado de salud, a decir verdad, iba empeorando con el paso de los días; tanto así que, en varias oportunidades, lo tuvieron que hospitalizar. Estaba en “estado vegetal”.

Así que la familia, con el dolor del alma, sabía que la situación era difícil y que en cualquier momento podría llegar su partida.

“Falleció en la casa, el viernes a las 3:00 p.m.. El golpe que recibió ese día fue en la cabeza, le diagnosticaron trauma craneoencefálico severo. Horas antes de confirmarse su muerte se le vio llorando mucho, le salían muchas lágrimas”, aseveró uno de los jóvenes.

Este afirmó que hasta el momento, no han podido establecer con certeza cómo ocurrieron los hechos, ya que su padre había salido de la casa esa noche, se dirigía para la tienda pero allí nunca llegó. Además de eso sabían que siempre cruzaba el puente peatonal, pero curiosamente en el croquis que hicieron las autoridades de tránsito quedó establecido como si él hubiera intentado cruzar la autopista, sin utilizar dicha estructura.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN JUDICIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.