Martes 08 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

Drama de familia santandereana que perdió a padre e hijo por creciente en los Curos

Víctor Alfonso Alvarado Rey, de 30 años, murió ahogado y su hijo de 9 años continúa desaparecido. En medio de incertidumbre, depresión y desespero, los familiares del menor ruegan por el pronto hallazgo.

Comparta este artículo ›

	Marco Valencia / VANGUARDIA LIBERAL
Esta era la camioneta en la que se movilizaba Víctor Alvarado con su hijo de 9 años. Una tercera persona (un amigo de Víctor) logró salir antes de ser arrastrado por la creciente.
(Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA LIBERAL)
Víctor Alfonso Alvarado Rey, 30 años.

“La petición que le hice a Dios apenas reconocí a mi hijo, fue que así como encontré a Víctor, me de la señal para saber dónde está su hijo (nieto), para encontrarlo. Ya que, uno se resigna, pero ahora lo importante es que aparezca el niño para hacer el duelo. Ya dándoles cristiana sepultura pues uno descansa, aunque el dolor que queda es muy grande”.

Estas fueras las palabras que dijo David Alvarado, tras confirmar que el cadáver hallado por un campesino en aguas del río de Oro ayer en la mañana, se trataba del menor de sus cinco hijos: Víctor Alfonso Alvarado Rey.

Lea también: Hallan cuerpo que corresponde a uno de los desaparecidos por alud en Los Curos

“Como a las 11:30 a.m., (ayer) un mayor de la Policía me llamó y dijo que habían encontrado un cuerpo, que tenían un tatuaje en el hombro derecho. Supe de inmediato que era él. A las 2:30 p.m. que realizaron el levantamiento lo vi y confirmé”, puntualizó el familiar.

La víctima, de 30 años de edad, se encontraba atorada en un tronco, luego de haber sido arrastrado por la corriente 25 kilómetros. El hallazgo sucedió a pocos metros del Puente El Diablo, en la zona conocida como Quebrada Grande, localizada entre las veredas Las Peñas y Chocoita, jurisdicción de Girón.

El dolor que afronta este labriego y los demás allegados es por partida doble. No solo sufre por la muerte de su hijo, sino por su nieto, de escasos 9 años, quien ayer en la noche continuaba desaparecido. Al cierre de esta edición los organismos de socorro seguían con la búsqueda en la fuente hídrica.

De la felicidad a la tragedia

El origen de esta desdicha que afronta hoy esta familia santandereana sucedió el pasado domingo a las 8:00 de la noche, cuando una creciente súbita de la quebrada Pailitas, en el sector de Boquerón, en Curos, por la vía que de Piedecuesta conduce a San Gil, arrastró a ocho vehículos.

De inmediato se prendieron las alarmas, unidades de atención de emergencias arribaron y lograron el rescate de 18 personas que fueron trasladas a diferentes centros asistenciales. Sin embargo, Víctor Alvarado y su hijo, quienes se movilizaban en una camioneta, fueron reportados como desaparecidos.

Vea también: Una persona desaparecida y tres vehículos estarían atrapados por derrumbe en la vía a Cúcuta

“Mi hijo era un amante de la pesca desde pequeño. Ayer (domingo) se habían ido para una faena de pesca en Palmas de Ruitoque y llevó al niño. Como a las 3:00 p.m. los llamé y me contestó mi nieto, me dijo que estaban felices y pescando. Esa fue la última vez que hablé, ya después en la noche se formó la tragedia cuando venían para la casa”, agregó el padre de la víctima.

Alvarado Rey residía en la vereda La Fuente, en Los Santos, Santander, y tenía un negocio de comidas rápidas en la bomba Los Linderos en el mismo municipio.

“Era un muchacho muy querido y trabajador. Mi nieto estudiaba en el Colegio Holanda”, concluyó David Alvarado.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN JUDICIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.