Martes 07 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Esto es lo que se sabe del crimen de una joven en una residencia de Bucaramanga

La víctima fue amordazada y atada de pies y manos. Las autoridades están tras la pista de un grupo de cuatro ciudadanos extranjeros, entre los 18 a 20 años, señalados como los posibles responsables.

Comparta este artículo ›

Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
El cuerpo de la joven de 22 años permanece en la morgue de Medicina Legal. Hoy será entregado a sus familiares.
(Foto: Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)

“No voy a volver a ver a mi gemela... por qué me la mataron”. Esta era las palabras que repetía una y otra vez una joven que lloraba ayer en la mañana desesperada a las afueras de una residencia localizada en la carrera 17 con calle 31 de Bucaramanga.

La razón: Claudia Carolina Correa Jaimes, de 22 años, su hermana gemela, había sido asesinada al interior de una de las habitaciones de este establecimiento, en el cual ella trabajaba como administradora desde hace algún tiempo junto con su compañero sentimental, Alex Parada.

Le puede interesar: Violenta riña en Girón dejó un muerto y un capturado

Este crimen, que tiene a un grupo de jóvenes venezolanos como los principales sospechosos, tuvo lugar entre la noche del domingo y la madrugada de ayer, pues la última vez que los inquilinos de la residencia vieron con vida a Claudia Carolina fue el domingo hacia las 11:30 de la noche.

El macabro hallazgo, de acuerdo con las autoridades, quedó al descubierto hacía las 6:30 de la mañana de ayer, luego de que los huéspedes, al ver que la joven no salía de su habitación y que la reja que da salida a la calle estaba con candado, decidieron llamar al compañero sentimental de la hoy víctima.

Angustiado por la situación, Alex arribó a la residencia, se había quedado en otra residencia administrada por su mamá, teniendo en cuenta que hacia las 2:00 de la mañana, cuando llegó a tocar donde trabajaba Correa Jaimes, nadie le abrió.

Tras dañar el candado, el hombre pudo ingresar al negocio. Acto seguido, se trasladó hasta la habitación 7 en el tercer piso, en donde habitualmente pasaba las noches su pareja, abrió la puerta y halló el cuerpo sin vida.

La joven estaba boca abajo, con el rostro sobre una almohada, amarrada de pies y manos, y tenía una mordaza en la boca. De inmediato se reportaron los hechos a la Policía.

Vea también: Fue asesinado en Bucaramanga cuando intentaba recuperar una moto hurtada

Funcionarios de la Unidad Móvil del Laboratorio de Criminalística de la Sijín se trasladaron al lugar para realizar el levantamiento del cuerpo y recopilar evidencias.

De manera preliminar se cree que el deceso violento se produjo por asfixia mecánica.

Los sospechosos

Tan pronto la noticia se propagó por el lugar, varios inquilinos no dudaron en señalar como sospechosos a un grupo de entre tres y cuatro ciudadanos venezolanos que llegaron a hospedarse desde hace dos noches.

“Hace dos días llegaron varios venezolanos, ellos son los únicos que se acostaron y no amanecieron aquí, no están por ningún lado. La Policía tiene todo para identificarlos porque del afán por salir dejaron billeteras, cédulas venezolanas y bolívares. Ellos hasta se llevaron las llaves de la residencia y nos dejaron a todos encerrados”, relató un residente del hospedaje.

De estas personas se conoció que se desempeñan como limpia vidrios en la calle 52 con carrera 33 y tienen edades que oscilan entre los 18 y 20 años. Los posibles móviles son investigados por la Sijín.

“Ella era sordomuda, pero a pesar de eso era muy buena trabajadora, no le hacía mal a nadie. Tenía un pequeña hija”, expresó una comerciante de la zona que la conocía.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN JUDICIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.