Jueves 10 de Mayo de 2018 - 11:52 AM

“No soportamos la inseguridad nocturna en la calle 11 en Piedecuesta”

La comunidad denuncia inseguridad, venta y consumo de estupefacientes y proliferación del transporte informal cerca al parque principal.

Comparta este artículo ›

Según los comerciantes y comunidad de Piedecuesta en horas de la madrugada las peleas, el tráfico de estupefacientes y la inseguridad en general se toman la calle 11 entre carreras sexta y séptima y los alrededores del parque principal.

Si bien durante el día el tema de seguridad ha mejorado sustancialmente, gracias a los operativos constantes de la Policía, los comerciantes de este sector denuncian que en la noche “el tránsito por esta calle es imposible”. La vía es tomada por  habitantes de calles, quienes llegan consumir droga.

Le puede interesar: Inseguridad sigue primando en el ‘Bronx’ de Piedecuesta

“Durante el día es constante la presencia de la Policía, pero en la noche todo cambia”, comenta uno de los líderes de los comerciantes de la calle 11. Asegura que “claro, la demanda llama a la oferta y llegan los expendedores móviles de alucinógenos al lugar”.

Las denuncias a las que Vanguardia.com tuvo acceso señalan también que en ese punto se comercializan celulares robados. “Todo a cambio de drogas. Esto ocurre en horas de la noche y madrugada, especialmente los fines de semana”, señalaron los comerciantes.

Otra de las situaciones que aquejan a este punto comercial de Piedecuesta es la proliferación del transporte informal, que hace intransitable esta calle, tanto para vehículos particulares como peatones.

El comerciante afectado aseguró que “la Dirección de Tránsito hace operativos esporádicos”, pero cuando los uniformados se van “vuelve el caos a la calle y ya nadie quiere venir a comprar”.

“A esa gente (los informales) no se les puede decir nada, porque insultan y amenazan. Dicen que ellos están ahí hace 20 años y nadie los puede sacar”, cuenta otro vendedor del sector, que ha visto disminuidas sus ventas.  

¿Qué dicen las autoridades?

El secretario del Interior de Piedecuesta, Ludwing Joel Valero Sáenz, afirmó que su despacho ya trabaja en un programa de resocialización de los habitantes en situación de calle y consumidores de estupefacientes.

Dijo que “se han adelantado campañas de prevención con jornadas de aseo, alimentación, identificación y salud” dirigidas a ese factor poblacional, que hace presencia en cercanía al parque principal del municipio.  

Lea además: Policía aclaró incidente con vigilantes en Campo Verde

El funcionario de la Administración local aseguró que “está pendiente la celebración de un convenio con una entidad a  donde la Policía puedan llevar a los habitantes de calle” para que se les brinde un proceso de desintoxicación y reconducción a la vida en sociedad.

Por su parte, las autoridades policiales confirmaron que de 7:00 a.m. a 7:00 p.m. uniformados cumplen con operativos de control para garantizar la seguridad en los alrededores del parque. “Hace poco se demolieron algunas casas que eran usadas como ‘ollas’ de expendio de estupefacientes. La Policía intensificó sus operativos y eso se nota en las calles”, aseguró un comerciante de este punto neurálgico de Piedecuesta.

No puede dejar de leer: La calle 11 sigue siendo el ‘Bronx’ de Piedecuesta

Pero el líder solicita a las autoridades competentes que esos operativos se extiendan también a horas de la noche y la madrugada. Además pide se instale una cámara de seguridad en la calle 11 “para espantar a los habitantes de calle y expendedores de droga”.

“Se ha requerido al señor comandante de Estación de Piedecuesta para que adelante las acciones de control que sean necesarias para evitar el consumo y expendio de alucinógenos en este sector”, explicó el Secretario del Interior de Piedecuesta.

Publicidad

Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA.COM
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.