Lunes 06 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Estudiantes del Instituto Caldas ayudan a mejorar escuelas por el mundo

Desde el trabajo en el aula de clase, por medio del aprendizaje del inglés, se puede ayudar a estudiantes en condiciones de extrema pobreza.

Comparta este artículo ›

Luis Fernando Rueda
(Foto: Luis Fernando Rueda)

Naltar, Gujarat, Bungoma, Accra, Lilongwe, Herat y Vicent Pires no son los apellidos de jugadores de alguna selección de fútbol. Corresponden a poblaciones que pueden estar en el África, Europa del Este o Suramérica y que tienen algo en común: escuelas que, a pesar de la pobreza, hacen su mejor esfuerzo por salir adelante.

Hasta estos lugares remotos, separados por miles de kilómetros de distancia, ha llegado la ayuda de los estudiantes de cuarto grado del Instituto Caldas, pero no en dinero o encomiendas, sino por medio de sus avances en el aprendizaje del idioma inglés.

La fórmula para hacerlo, que combina el uso de la tecnología para conectarse, compartir, colaborar e impactar, con el propósito de “hacer del mundo un lugar mejor”, tiene nombre de ballena. “Belouga es una plataforma tecnológica muy valiosa y representa, a la vez, una forma diferente de enseñar el inglés”, responde en forma entusiasta Mireya Eugenia Martínez Silva, la profesora encargada del área en ese nivel de primaria.

“Es una plataforma educativa en línea que nos permite conectar las clases alrededor del mundo para beneficio del aprendizaje del inglés, transmitir información sobre aspectos culturales, compartir proyectos educativos desde el aula y apoyar las escuelas más necesitadas en diferentes países”, explica Martínez Silva y agrega que “con el trabajo de nuestros estudiantes la página nos da unos puntos, esos puntos los donamos a las escuelas para que la plataforma los convierta en tabletas, aulas, material didáctico, y dotación de libros”, entre otras ayudas.

Por ejemplo, 2.000 árboles fueron donados a la fundación “Forest Nation” para que los sumara a sus esfuerzos de plantar 200 mil especies en comunidades locales y escuelas en Tanzania, en el África Oriental. O un camión con arena de mar y diez bolsas de cemento para ayudar a la construcción de seis salones de clase en Tamale, Ghana, en el golfo de Guinea (África Occidental). Incluso, la tozudez de la profesora Martínez llevó a los fundadores de Belouga a permitir, por primera vez desde 2016 cuando se lanzó esta plataforma, a ayudar a una escuela local: Institución Educativa Oriente Mifraflores, sede B, localizada en la comuna 14 de Bucaramanga.

“Hemos ayudado a más de 23 escuelas alrededor del mundo, somos la institución que más ha logrado puntaje en Latinoamérica”, dice Claudia Lucía Salazar Jaimes, rectora del Instituto Caldas. Incluso, agrega la rectora, “el Colegio va a presentar una ponencia sobre su experiencia pedagógica con Belouga en el congreso anual de la Asociación Colombiana de Profesores de Inglés, en Cartagena, en octubre próximo”.

Los orígenes de Belouga
La versión “beta” de la plataforma digital Belouga fue puesta “al aire” durante el último trimestre de 2016. Desde ese entonces 2.090 clases o cursos de inglés de 81 países del mundo se han conectado con el fin de “fomentar la comunicación intercultural para crear un mejor mañana”, según su página web.

Sus fundadores son Matt Murrie, un estadounidense reconocido por su propuesta de transformar el modelo educativo tradicional y dar paso a la curiosidad, creatividad, innovación y emprendimiento, y Evin Schwartz, un neoyorquino que se autodefine como un “soñador enfocado en el impacto social”. Murrie ya estuvo en Bucaramanga, en varias oportunidades, y volverá a Colombia el 15 de agosto próximo, en Cali.

Los estudiantes y profesores se pueden conectar en https://belouga.org/, colaborar y aprender identificando similitudes y reconociendo diferencias. Lo más importante, según la profesora Mireya Martínez, “es ver cómo desde el trabajo en el aula de clase, por medio del aprendizaje del inglés, podemos ayudar a estudiantes en condiciones de extrema pobreza”.

Publicidad
Publicada por: Dirección de Comunicación Organizacional UNAB