Miércoles 08 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

El Derecho de Autor en la era digital

Carolina Botero Cabrera, abogada, directora de la Fundación Karisma y experta en Derechos de Autor, estuvo en la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Aprovechamos su visita para hablar con ella sobre los alcances de la norma para la protección de obras en entornos digitales.

Comparta este artículo ›

John Álvarez
Carolina Botero Cabrera, durante su visita en la UNAB.
(Foto: John Álvarez)

¿Ha evolucionado la normatividad de derechos de autor a los entornos digitales?
La norma se ha venido adaptando pero se ha hecho al estilo “hackeo”, es decir, cuando la misma gente toma las normas que hay y las adapta a sus prácticas. Por otra parte se han dado cambios en la ley, pero estos han sido liderados por la industria del entretenimiento. Diseñaron normas para evitar cosas que, con la tecnología, es muy sencillo, ¿por qué? Porque el derecho de autor es controlar la copia y la tecnología facilita la copia. Pero aún hay una zona gris muy grande y es lo que va a evolucionar en los próximos años seguramente.

¿Qué tipo de cambios ha liderado la industria del entretenimiento?
Por ejemplo, proteger la señal. Hicimos una investigación porque hace un año se volvió tendencia en Twitter el canal Winsports, y la razón era que estaban bloqueando a los usuarios de esta red que reprodujeran cualquier cosa de un partido, porque ellos son los únicos titulares de la liga colombiana de fútbol. Entonces si un espectador tomaba una foto en el estadio y la compartía o si desde el televisor de su casa grababa un gol y lo compartía, lo bloqueaban. Y desde el derecho de autor yo me pregunto, ¿Cuál es la obra protegida ahí? No la hay. Pero la norma protege la señal, eso es ir más allá del derecho de autor, dejando sin espacios de libertad lo que nosotros consideramos como cultura. Para mí es un grave problema.

En la era de Internet ¿qué cosas podemos calificar como infracciones al Derecho de Autor?
Es difícil decirlo porque internet tiene un carácter generativo, los usuarios usan y producen efectos inesperados, por ejemplo, los memes. Son una forma de uso brutal que tiene la gente. Los memes violan el derecho de autor, pero como son tan masivos y tan parte de la cultura que, de alguna manera resulta ridículo intentar controlarlo. En Europa aún se discute si enlazar noticias genera un derecho a que los diarios cobren por enlazar porque plataformas como Google News enlacen sus contenidos. ¿Cómo le controlas a alguien una tecnología que por su propio diseño es copia? Instagram, Snapchat, ese tipo de redes, invitan a que el usuario haga, replique y comparta. Legislar eso atentaría contra la libertad de expresión.

¿Pueden los influenciadores digitales o youtubers hacer reclamaciones sobre un uso indebido de alguna de sus creaciones?
Todo lo que vemos en internet está protegido o está bajo dominio público. El modelo de negocio de estas personas es que más gente lo vea y haga clic, y como negocio está protegido. Puede pasar que algunos abusivos cogen el contenido de determinado canal y lo pasan a otro lado para generar ellos el tráfico, lo que le hace perder al otro su tráfico, eso es un problema y hay muchas discusiones sobre cómo controlarlo, pero por lo demás su negocio es compartir y eso es lo que les importa.

La tendencia ahora es compartir pero ¿qué pasa cuando al compartir vulneramos a otra persona?
Tenemos el problema de que la tecnología favorece eso y hay negocios que se montan entorno a compartir y generar vistas. Una de las cosas en las que más se insiste es, cuando aparece una imagen o un video de una persona víctima de una violación, lo primero que se le dice a los medios es “no replique eso porque eso revictimiza”, pero la tendencia es a republicarlo porque eso genera vistas.  Cómo tendrían los comunicadores qué pensar su profesión frente a estas situaciones. ¿Si tu modelo de negocio es el clic, justifica que el titular sea escandaloso?

Además de llegar a revictimizar, actualmente las redes sociales están siendo el escenario de insultos y amenazas ¿se debería regular esto?
Nosotros desde Karisma promovemos la libertad de expresión y partimos del hecho de que no puede haber censura previa. En un caso como el de las amenazas de Popeye, todos estaríamos de acuerdo en que él es un problema, pero no todos los casos son así de sencillos.  Si a una mujer la piropea un extraño en Twitter no tiene tanta trascendencia, pero si el que hombre que la halaga es un acosador que la persigue, que sabe dónde vive, la cosa cambia. Ahí el tuit que parecía normal, porque no mencionaba ninguna grosería o insulto, toma otro tinte y se vuelve grave. No es tan fácil de identificar. Pero creo que un insulto es válido y depende del contexto. Creo que Colombia debería ser más tolerante porque es preferible que nos insultemos a que nos matemos a tiros. Pretender que las redes sociales no sean como una pared de baño público, es medio ridículo porque la gente tiene sus maneras de expresarse.

¿Va el Derecho de Autor en contravía de la democratización del conocimiento?
Los profesores están obligados a decidir qué mostrar en sus clases de acuerdo a sus posibilidades económicas o las de su institución, porque deben pagar al titular de determinada obra. Para mí es un problema de libertad de expresión muy grande. Que los artistas audiovisuales tengan problemas para producir sus documentales porque durante una de sus grabaciones en un bar estaba sonando determinada canción y ahora tiene una cuenta que pagar antes de poder lanzar su documental, es un problema.

¿Qué es el Fair use?
Es un sistema que existe en Estados Unidos, donde la legalidad para usar una obra depende de una lista de excepciones y de una cláusula abierta en la que se le da a un juez la posibilidad de analizar el caso en concreto y permitir que se haga uso de la obra porque es uso justo. Eso ha permitido que en Estados Unidos se hayan hecho unos usos con tecnología que no están previstos en la ley pero que el juez otorga, porque no perjudica la obra. En Colombia no ha habido manera de que aquí haya una cláusula abierta, lo niegan. Con lo cual estamos lejos de tener una solución de ese estilo que sea más amplia para los usuarios y dependemos de que el Congreso legisle.

Publicidad
Publicada por: Dirección de Comunicación Organizacional UNAB