Domingo 26 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Elecciones en la UNAB: el valor de la representación

“La voz del estudiante se hace sentir”. En esta afirmación coinciden quienes hoy son representantes a estos organismos. Las elecciones de profesores y estudiantes a estos cuerpos de dirección, dentro de la organización interna de la Universidad, son de vieja data.

Comparta este artículo ›

Foto suministrada
Dalí Muñoz, representante de los estudiantes ante la junta directiva de la UNAB.
(Foto: Foto suministrada)
Foto suministrada
Juan Carlos Acuña, secretario general y jurídico de la UNAB.
(Foto: Foto suministrada)
Foto suministrada
Karen Galvis, representante de los estudiantes ante la junta directiva de la UNAB.
(Foto: Foto suministrada)

“La voz del estudiante se hace sentir”. En esta afirmación coinciden quienes hoy son representantes a estos organismos. Las elecciones de profesores y estudiantes a estos cuerpos de dirección, dentro de la organización interna de la Universidad, son de vieja data.

“Los principios liberales de los orígenes de esta Institución hacen posible este ejercicio democrático en la UNAB”, sostiene Juan Carlos Acuña Gutiérrez, secretario general y jurídico. Lamenta, eso sí, que “este proceso electoral, en materia de abstención, sea un reflejo de lo que pasa en el país”. Pero no por eso se amilana. Todos los años Acuña hace la tarea y se dobla las mangas de la camisa para trabajar, junto con un comité integrado por el departamento de Estudios Sociohumanísticos, TIC y Comunicación Organizacional, con el objetivo de lograr que estudiantes y profesores se motiven a participar.

Karen Galvis, estudiante de Medicina y representante suplente en la junta directiva de la UNAB, advierte que “hay que perder el miedo”. Galvis resalta que “nos hemos sentido acogidos por los demás miembros de la junta directiva”. Su trabajo, junto con Rembrandt Dalí Muñoz Ardila, estudiante de Ingeniería de Sistemas y representante principal en este mismo organismo, ha servido incluso para mantener el nombre de la UNAB en la mesa principal de la Federación Colombiana de Representantes Estudiantiles de Educación Superior, Fenares. “Ese trabajo de representación hacia afuera es muy valioso”, complementa Galvis.

“El representante estudiantil debe tener bien claro qué quiere ser porque esta actividad exige tiempo y no debe ser visto como un requisito para llenar, por ejemplo, los consejos de facultades”, advierte Muñoz. Entretanto Mario Camargo, abogado y estudiante de Artes Audiovisuales, que tiene asiento como representante de su programa en el Consejo Académico, indica que es vital la participación de los estudiantes en el proceso actual que apenas arranca para proveer, de nuevo, estos cargos de representación.

Por su parte Diana Oliveros Contreras, docente de Administración de Empresas y representante de su programa al Consejo Académico, señala que “los profesores nos buscan para llevar sus propuestas e inquietudes a estas instancias de decisión”. Ella ve como un factor fundamental la participación, no solo ejerciendo el voto, sino en tomar la iniciativa de lanzarse como candidatos para “mejorar la gestión de la docencia y la investigación en la Universidad”.

En esencia, el poder de elegir se traduce en saber aprovechar esas oportunidades que brinda una institución que, como la UNAB, permite que sus profesores y estudiantes puedan tener voz. “La experiencia de pertenecer al Consejo Superior Estudiantil (CSU) es muy enriquecedora para cualquier muchacho que quiera ser alguien en la vida”, concluye Rembrandt Dalí, quien a su vez ocupa la presidencia de este organismo.

Publicidad
Publicada por: Dirección de Comunicación Organizacional UNAB