Relato de una bumanguesa que evacuó hacia Orlando por llegada del huracán Irma | Mundo | Vanguardia.com
Viernes 08 de Septiembre de 2017 - 04:48 PM

Relato de una bumanguesa que evacuó hacia Orlando por llegada del huracán Irma

Comparta este artículo ›

EFE / VANGUARDIA
Relato de una bumanguesa que evacuó La Florida por llegada del huracán Irma
(Foto: EFE / VANGUARDIA)
Una bumanguesa le relató a Vanguardia.com la manera en la que tuvo que evacuar el condado de Broward tras inminente llegada del huracán Irma.

Olga Johana Vargas, una bumanguesa que hace 17 años está radicada en Estados Unidos, narró con detalles la odisea que vivió junto a sus dos hijos, para evacuar Florida, Estados Unidos, tras la inminente llegada del huracán Irma.

La latente amenaza de Irma, catalogado por el gobernador de Florida, Rick Scott como catastrófico, hizo que los residentes de varios condados evacuaran ante su cercanía con la costa.

Vea también: Vea las impresionantes imágenes de la devastación del paso del huracán Irma

“Vivo en el condado de Broward, en el estado de Florida, hacemos parte de la zona A de evacuación. Mi hermana también vive ahí, por lo que el jueves a las 12:00 de la noche decidimos evacuar con nuestros hijos hacia Orlando. Por fortuna llegamos a las 3:30 a.m. a Orlando, nos fue muy bien y ya estamos en casa otra hermana”, señaló Olga Johana Vargas.

Aunque han sido cientos de personas las que ya han evacuado, aún hay miles que no lo han hecho, por lo que el presidente de Donald Trump hizo énfasis  en la magnitud del huracán. “Salgan del camino de Irma, un huracán de proporción épica y quizás mayor de lo nunca ha visto en el país”, dijo el Presidente.

Lea también: Así ha sido el devastador paso del Huracán Irma por el Caribe

“Hemos tomado todas las precauciones. Las clases fueron suspendidas y acá en Orlando ha lloviznado, se oscurece y por momentos ha tronado. A las 7:00 p.m. cierran los supermercados y desde las 11:30 p.m. suenan las alarmas que indican que el huracán está cerca de la zona. Confiamos mucho en Dios que pase rápido y que podamos salir de esto con bien”, agregó Olga Johana Vargas.

La bumanguesa, junto con su familia, aguardan por el paso del Huracán, que se espera llegue al Estado de La Florida en las próximas horas.

“Las autoridades nos pidieron que almacenemos agua, enlatados, linternas, pilas, velas, botiquín y alimentos.  Las evacuaciones hacia Orlando siguen pero un recorrido que generalmente se hace desde  Broward a Orlando en tres horas, por la congestión de la gente que está evacuado puede tardar nueve horas”, narró Olga.

Le puede interesar: El impacto de Irma será “devastador” en las Antillas Menores, según el CNH

De acuerdo con Centro Nacional de Huracanes, los vientos se extienden a 110 kilómetros del ojo del ciclón y los vientos de tormenta tropical se sienten hasta los 295 kilómetros, por lo que se prevé grandes cantidades de lluvia acumulada en las islas caribeñas afectadas y los estados de Florida, Georgia y las dos Carolinas.

“Confiamos que no sea catastrófico, Estamos pidiéndole a Dios que nos ayude”, agregó  Olga Johana Vargas.

Operación éxodo

Aunque en la mañana de este viernes el huracán Irma bajó a categoría 4, con vientos de 250 kilómetros por hora, en Florida, EE. UU. continúa la orden de evacuación en las zonas más próximas a la costa sur, incluyendo Miami-Dade.

Algunas zonas de ese condado que tienen evacuación obligatoria son Key Biscayne, Bal Harbour, Miami Beach, Sunny Isles Beach, Virginia Key,  Bay Harbour Islands, Golden Beach, Indian Creek Village, North Bay Village. Sunne Isles Beach, Surfside partes de Homestead, Coral Gables y South Miami.

Estos sectores pertenecen a las zonas A, B y partes de la C, indicadas por las organizaciones de atención a riesgos en la Florida, de acuerdo con la proximidad a la costa.

Publicidad
Publicada por: Julio Alvarado, Agencias
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.