Miércoles 14 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

La dominicana confiesa que mató al niño español Gabriel

La dominicana Ana Julia Quezada confesó ayer a las fuerzas de seguridad españolas que mató al niño de ocho años Gabriel Cruz, a quien dio un golpe con la parte roma de un hacha durante una discusión y luego lo asfixió, informaron fuentes de la investigación.

Comparta este artículo ›

Tomada de Twitter/VANGUARDIA LIBERAL
Quezada ya habría estado relacionada con el asesinato de otro infante. Su hija murió “accidentalmente” tras caer desde una ventana y ahora la justicia española realiza gestiones para reabrir el caso
(Foto: Tomada de Twitter/VANGUARDIA LIBERAL )

Quezada, detenida el domingo pasado, declaró a los agentes que Gabriel la agredió y ella respondió con un fuerte golpe dado con el hacha, el mismo día de la desaparición del niño, el 27 de febrero pasado, en una localidad de la provincia de Almería, en España.

La autopsia, según indicaron el pasado lunes fuentes de la investigación, muestra signos de que el pequeño murió por estrangulamiento. El juez encargado ha prohibido la incineración del cadáver por si fuera necesario practicarle más pruebas.

Lea también: Exilio venezolano pide al Vaticano que medie por los “presos políticos

Son innumerables las muestras de dolor que han recibido estos días los padres, Patricia Ramírez y Ángel Cruz, siempre emocionados, procedentes de sectores sociales, de las autoridades y de la política.

“Nos habéis llevado en volandas a buscar a nuestro hijo. Nos habéis llevado en brazos. Nos habéis tenido fuertes buscando a Gabriel. Muchísimas gracias por vuestro apoyo y por el cariño que nos habéis dado”, dijo Ángel a los presentes en el funeral multitudinario oficiado ayer en la catedral de Almería.

Publicidad

Publicada por: EFE, MADRID
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.