Martes 05 de Junio de 2018 - 10:42 AM

Japón cazó 122 ballenas gestantes

El verano pasado, Japón acabó con 333 ballenas rorcuales minke de la Antártida, de las cuales 122 estaban preñadas.

Comparta este artículo ›

ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL
Japón cazó 122 ballenas gestantes
(Foto: ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL)

La matanza, adornada con el nombre de investigación científica, también significó la muerte de 114 ballenas jóvenes, de acuerdo con el reporte de la Comisión Ballenera Internacional.

De acuerdo con este informe, los ‘investigadores’ pretenden adquirir información sobre la edad, tamaño y el contenido de los estómagos de las ballenas del Océano del Sur, entre Australia y la Antártida. Esa investigación exige dispararles con arpones tipo granada (un método controvertido que significa la muerte instantánea solo entre el 50 y el 80 % de las veces), recogiendo las ballenas y despedazándolas en los barcos.

Lea también: El pacto que hicieron campesinos de Santander para proteger al cóndor

Matar ballenas de esta forma era necesario, según los investigadores pues “la información de la edad solo se puede obtener del oído interno solo con métodos letales”.

A pesar de que Japón argumenta que la caza es con fines puramente científicos, en ese país se permite la venta de carne de ballena en mercados y restaurantes y planea revivir la industria ballenera comercial, de acuerdo con el diario The Sydney Morning Herald.

Esta intención, junto a las recientes fotografías de barcos japoneses matando ballenas en un santuario de ballenas en Australia, ha derivado en una condena internacional por esas prácticas consideradas brutales.

La caza de las 333 ballenas minke “es una demostración más, si es que se necesitaba, de la verdad y naturaleza innecesaria de las operaciones balleneras, especialmente cuando los estudios no letales han demostrado ser suficientes para las necesidades científicas”, expresó Alexia Wellbelove, de Human Society International.

Vea también: El triunfo de las ceibas barrigonas sobre las cabras en Santander

La Corte Internacional de Justicia determinó en 2014 que el programa de antártico de caza de ballenas japonés era ilegal. En vez de cancelarlo, Japón no reconoció la Corte y reanudó la cacería en 2015.

Ese país, según el diario australiano, planea cazar otras 4.000 ballenas en los próximos 12 años.

Publicidad
Publicada por: COLPRENSA, MEDELLÍN
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.