Miércoles 06 de Junio de 2018 - 08:33 AM

Kim Jong-un cambió las amenazas de guerra nuclear por la diplomacia

Después de las amenazas norcoreanas de apocalipsis nuclear y los insultos a Donald Trump, Kim Jong Un optó por comportarse como un hombre de Estado refinado, amable y a la escucha de sus interlocutores, durante su encuentro con Moon y con el presidente chino Xi Jinping.

Comparta este artículo ›

ARCHIVO/ VANGUARDIA LIBERAL
Kim Jong-un cambió las amenazas de guerra nuclear por la diplomacia
(Foto: ARCHIVO/ VANGUARDIA LIBERAL)

El líder norcoreano Kim Jong Un ha cambiado las amenazas de guerra nuclear por la llamada cortesía diplomática, convirtiéndose en pocos meses en un estratega de las relaciones internacionales, con la inesperada ayuda de Donald Trump.

El giro radical del 1 de enero (cuando anunció la participación de Pyongyang en los Juegos Olímpicos en Corea del Sur) ha sorprendido a propios y extraños, pero su impacto se debe sobre todo a la espontaneidad e imprevisibilidad del presidente estadounidense, explican los expertos.

Después de años de tensión por las pruebas de misiles y ensayos nucleares de Pyongyang, que dejan al territorio continental estadounidense al alcance de las ojivas norcoreanas, Kim Jong Un anunció que el largo camino hacia la bomba atómica había concluido.

Le sugerimos: Presidentes de EEUU y Corea del Norte se reunirán el próximo 12 de junio

Fue por partes. Primero aprovechó la mano tendida por el presidente surcoreano Moon Jae-in, favorable al diálogo, en un contexto idóneo, a un mes de los Juegos Olímpicos que Seúl vendía como los “de la paz”.

Después visitó a las autoridades chinas, algo que no se había molestado en hacer desde su llegada al poder a finales de 2011.

Le siguió un histórico encuentro con el presidente Moon a finales de abril. Y ahora se dispone a reunirse con Donald Trump, el próximo martes en Singapur.

¿Un giro premeditado?

“Era premeditado”, afirma Kim Hyun-wook, profesor de la academia diplomática nacional de Seúl. “Kim sabía que empezar a restablecer los vínculos intercoreanos abriría la vía a negociaciones con Estados Unidos y alcanzaría a China”.

Kim Jong-un ha multiplicado los gestos de buena voluntad, como la liberación de prisioneros estadounidenses, el desmantelamiento de su centro de ensayos nucleares o la moratoria en el lanzamiento de misiles, lo que no dudará en recordar en el caso de que la diplomacia fracase.

El líder norcoreano mostró cierto talento para “poner unos actores regionales contra los otros”, observa Jung Pak, una exempleada de la CIA que ahora trabaja como investigadora de Brookings Institution. Y él “ve a Pekín como un contrapeso clave y probablemente como una póliza de seguro, frente a Estados Unidos”, añade.

Una evolución radical para un dirigente que en seis años no salió de Corea del Norte ni se reunió con un jefe de Estado extranjero. Últimamente además de reunirse con Moon y Xi envió a emisarios a Washington, una ciudad que antes prometía convertir en cenizas.

Respecto a Pekín, su enfoque es “un ejemplo clásico de diplomacia equilibrada”, según Koo Kab-woo, profesor de la universidad de estudios norcoreanos de Seúl.

Lea también: Presidente de Corea del Norte es recibido con ceremonia de bienvenida en Corea del Sur

La conjunción perfecta

Donald Trump fue quizá, sin saberlo, quien permitió al líder norcoreano hacer alarde de su talante diplomático.

Y es que la cumbre de Singapur es fruto de la espontaneidad del presidente estadounidense, quien, sin consultar con sus asesores, aceptó la invitación norcoreana cursada a través de Seúl.

Cuando Donald Trump anuló por carta el encuentro, Moon y Kim se reunieron para su segundo cara a cara en unas semanas. Y Donald Trump acabó anulando la anulación.

“Kim se beneficia de una conjunción perfecta”, estima Koo. “Habría sido imposible si no hubiera al mismo tiempo Moon Jae-in, Donald Trump y Kim Jong Un”.

Nada permite pensar que se vaya a solucionar el dosier nuclear, debido a las divergencias entre Washington y Pyongyang sobre la desnuclearización.

Según los expertos, la estrategia diplomática norcoreana también va destinada a evitar la reanudación de la campaña estadounidense de presiones contra Pyongyang, en el caso de que la reunión de Singapur no transcurra como espera.

Si la cumbre fracasa, Kim Jong Un proseguiría probablemente su ofensiva de seducción en vez de reanudar los ensayos de misiles, estima Go Myong-hyun, experto del instituto Asan de estudios políticos.

Publicidad
Publicada por: COLPRENSA, Antioquia
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.