Miércoles 29 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Análisis: Salida de Colombia profundiza crisis de la Unasur

¿A un paso de su final? Es la pregunta que muchos se hacen tras el retiro de Colombia de la Unasur, donde cada vez hay menos margen de maniobra de un organismo regional donde la mayoría de sus países miembros amenazan con dar un paso al costado.

Comparta este artículo ›

Fotoilustración / VANGUARDIA LIBERAL

Con el anuncio de Colombia de su salida de la Unasur, los días de este organismo regio-nal, que surgió como una alternativa de integración de América del Sur para hacerle contrapeso a la OEA, parecen estar contados.

En una alocución pública, el presidente Iván Duque oficializó ayer lo que había prometi-do en campaña: no solo señaló que el país envió la carta para el retiro del organismo suramericano, el cual se hará efectivo en seis meses, sino que, además, criticó a Unasur por servir de “comodín” para “los propósitos de una dictadura”, refiriéndose explícitamente a Venezuela.

Lea también: Colombia saldrá de Unasur en seis meses

Así pues, Colombia se convierte en el primer país que anuncia su retiro de este bloque de integración regional, y lo más probable es que le seguirían los pasos Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Perú, países que ya manifestaron su intención de abandonar Unasur bajo el argumento de su débil institucionalidad e inoperancia en temas sensibles como la crisis en Venezuela.

Sería el golpe de gracia a la Unasur, ya que se trata de seis de sus 12 países miembros, con mayor peso y protagonismo regional, donde además se concentra cerca del 68% de la población de América Latina. Colombia ya dio el primer paso.

Detrás de su creación estaban Luz Inácio Lula da Silva de Brasil, que quería ser reconoci-da como potencia regional, y su principal promotor fue el presidente Hugo Chávez y Ni-colás Maduro que en su momento fungía como canciller de Venezuela, recordó Rodrí-guez.

El ya fallecido presidente Néstor Kirchner de Argentina también jugó un papel importante en la creación de la Unión de Naciones Suramericanas.

Sin embargo, otro momento histórico vivía la región, que había dado un giro a la iz-quierda, y que ahora experimenta un decidido viraje político en los principales países de Suramérica. Esto, sumado al creciente desinterés por parte de líderes de derecha que llegaron al poder (Mauricio Macri en Argentina, Michel Temer en Brasil e Iván Duque en Colombia).

El expresidente Ernesto Samper, quien hasta el año pasado se desempeñó como secretario General del organismo, en diálogo con Vanguardia Liberal consideró que la consecuencia directa de la decisión es que “Colombia se sale de un esquema de integración en el cual obtenía una serie de beneficios que tendrán que ser revisados”.

Citó por ejemplo el beneficio de las personas que trabajaban con el permiso temporal de la Unasur, que podrían llegar a ser alrededor de 400 mil colombianos, lo mismo que la imposibilidad de los connacionales de circular libremente por Suramérica con solo mostrar la cédula de ciudadanía.

En resumen, “las consecuencias propias de perder la sintonía con una región que de al-guna manera es su propio vecindario”, subrayó el exmandatario colombiano.

Ronal Rodríguez, investigador de la Universidad del Rosario, apunta que, en efecto, la decisión del presidente Duque es producto de una falta de sintonía entre la lógica sur-americana y la agenda ideológica de los países que integran la Unasur, entre ellos Co-lombia.

Antes que lograr consensos, añade, la Unasur ha construido disensos y ha tenido pro-blemas a la hora de materializar y generar acuerdos dentro del área y la región.

Le puede interesar: Duque insiste en que Colombia se debe retirar de Unasur

Rodríguez subraya que el más claro ejemplo es que no se ha llegado a un consenso para encontrar al sucesor del expresidente Samper tras dejar la Secretaría General de la Unasur en 2017.

Actualmente el cargo lo ejerce en calidad de interinidad el presidente boliviano Evo Morales.

No es su mejor momento

A su turno, Samper reconoce que Unasur no pasa por su mejor momento.

Entre otras cosas lo atribuye a que “la norma que exigió el presidente (Álvaro) Uribe para entrar Colombia a la Unasur, que era la norma del consenso, es precisamente la que ha impedido que en este momento se escoja a mi sucesor, quien debería ser la persona que llevara la vocería de Unasur en momentos de dificultades como actualmente está ocurriendo”.

Descartó una posición dominante de Venezuela en la Unasur y señaló que si la hubiera, podría ser la de Brasil que, según él, el actor más poderoso en el organismo, “pero que por dificultades domésticas ya conocidas no está ejerciendo su propio liderazgo”.

Para Samper la OEA es un mecanismo de integración controlado totalmente por Estados Unidos, “así que no deja de ser un contrasentido que EE.UU. esté desarrollando una agenda antiamericana y nosotros llevemos las soluciones de nuestras diferencias a la OEA”.

Publicidad
Publicada por: ÁNGELA CASTRO ARIZA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.