Viernes 07 de Septiembre de 2018 - 12:04 PM

El enemigo interno: Crisis en el gabinete de Donald Trump

En medio de una puja dentro de su propio gabinete y de una andanada de críticas, el presidente Donald Trump enfrenta sus horas más bajas desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017.

Comparta este artículo ›

EFE /VANGUARDIA LIBERAL
El enemigo interno: Crisis en el gabinete de Donald Trump
(Foto: EFE /VANGUARDIA LIBERAL)

Con su postura beligerante, comportamiento errático,   exabruptos verbales y una debilidad política que solo cosecha impopularidad y malos resultados de su Administración, el presidente Donald Trump parecería cada vez más acorralado, y su Gobierno, más caótico, disfuncional y dividido a ojos de la opinión pública de Estados Unidos e internacional.

Lea también: Piden a Trump evitar tensiones con China

El foco de la atención mediática, en estos momentos, se sitúa en una explosiva columna anónima publicada esta semana por The New York Times que dirige toda suerte de críticas a Trump, y no hace más que confirmar lo que ha sido un ‘secreto a voces’: el enemigo trabaja en la sombra con “resistencia callada” dentro de la Casa Blanca para frustrar parte de su agenda; y boicotear sus malas acciones o decisiones.

El presidente republicano no tardó en arremeter contra el diario neoyorquino al que acusó de “falso” y el autor de la carta de “cobarde”, dando pie a una auténtica ‘cacería de brujas’ dentro de su gabinete y de su círculo cercano para hallar al responsable.

No cabe duda que Trump va camino a fijar un récord: el presidente estadounidense más polémico de la era moderna, descarnada confrontación con la gran prensa que lo ataca, su filosofía de “Estados Unidos Primero” que le ha ganado críticas de la comunidad internacional en temas comerciales y migratorios; sin dejar de lado el choque al seno de su propio partido Republicano que lo llevó al poder.

Jerónimo Ríos, doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, lo observa como un capítulo más de un “proceso  de espectacularización de la política estadounidense” y dice que al llegar Trump a la Presidencia,  sea un “desmán de despropósitos y excesos”.

Le puede interesar: EE.UU. cancela ayuda de US$300 millones a Pakistán

En lo que respecta a las críticas contra su Gobierno y que salieron a la luz pública con la reciente carta, considera que no es nada nuevo porque “esas resistencias, disputas y enemistades hacia el interior de la Casa Blanca están presentes”.

En esa misma línea, el analista internacional Mauricio Jaramillo se refiere a una profunda división al interior del gobierno como el Departamento de Estado por decisiones que se toman a la ligera y  preocupación en el sistema judicial porque Trump se ve como una especie de amenaza en la medida  en que insulta a los jueces.

 Incluso, advierte un marcado inconformismo dentro de su partido Republicano “por el prestigio que se ha perdido respecto de declaraciones irrespetuosas de Trump”.

La gran pregunta que plantea esa inconformidad es si hace mella en la gobernabilidad. Jaramillo responde que por ahora la gobernabilidad está asegurada para Trump, no obstante advierte que hay  que esperar porque habrá elecciones de medio término y podría cambiar la composición del Congreso y los demócratas convertirse en mayoría.

Juicio político

Las especulaciones por toda estas divisiones al interior del Gobierno han dado pie a especulaciones de abrir un juicio político contra Trump,  tal y como quedó plasmado en el comunicado en el New York Times apelando a la Enmienda 25,  la cual permite la destitución de un presidente juzgado incapaz de realizar sus deberes.

Jaramillo explica que es un tema que los estadounidenses manejan con mucha discreción en cuanto a la posibilidad de la figura del “impeachment”, y afirma que dependerá de las fuerzas demócratas con el concurso del partido Republicano.

Esgrime que un punto de inflexión podría ser que su propio partido diga que está causando más daño que beneficio, “y den un salto y decidan abandonar a Trump”. En síntesis, pronostica que lo que viene es un gobierno que arrastre crisis pero que no necesariamente derive en una crisis de gobernabilidad.

En contraste, Luis Fernando Ramírez, vicerrector de Investigación y Transferencia de la Universidad de La Salle, opina que sí hay una crisis de gobernabilidad en el sentido de que Tump genera preocupación en la cadena de mando, tiene muy baja aceptación social y mantiene un enfrentamiento permanente con la prensa.

Asegura que el punto culminante será en noviembre cuando habrá elecciones parlamentarias y el partido que representa pueda ser castigado por su mal gobierno.

Por su parte, Ríos no descarta que lo que esté pasando sea una estrategia más para arrinconar y desacreditar  la figura de Trump en vista de los comicios legislativos que afecten su imagen de cara a una posible reelección.

El vicerrector Ramírez lo concibe como “un caso único en la historia donde hay un presidente en ejercicio tan desconectado de la prensa, de los partidos políticos, y ahora sin un pleno apoyo de su propio gabinete,  consecuencia de su comportamiento errático que ha tenido a lo largo de su  mandato”.

Ríos concuerda con esta versión y ve remota la posibilidad de un juicio político contra el presidente estadounidense y  lo cierto, agrega,  que todo es un paso más en el proceso de desdibujamiento en el que se encuentra inmersa la Casa Blanca en los últimos dos años con el fenómeno Trump.

Publicidad
Publicada por: Angela Castro
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.