Domingo 23 de Abril de 2017 - 12:01 AM

Relatos tristes de viajes cortos

Don Serafo es viejo, taciturno, desdentado, grandote, de un color grisáceo propio de los ribereños.

Comparta este artículo ›

Afirma, entre sonrisas burlonas, que el asco y las lágrimas se le acabaron hace mucho rato. Lo encontramos, como todas las tardes, de un tiempo para acá, desocupado, sentado, y casi sin que quepa en una silla de mimbre que reclama desde ya un buen arreglo. Su oficio, del que se esfuerza por esconder quien, fue pescar cadáveres descoloridos, hinchados, desmembrados, pestilentes, anónimos, que en esa zona del torrentoso Magdalena depositaba en la ‘Curva de los Muertos’.

Cuando alguien le pregunta a cuáles recuerda, frunce el ceño, levanta la mirada al nítido azul del cielo, y en un tono cargado de tristeza relata: “Los que me duelen son los niños… Un atardecer de brillante sol, bajó uno que no pasaría de los tres años y le habían cercenado sus bracitos. Lo agarré, y después del proceso legal me lo entregaron, y lo enterré en el ya gran lote de los NN. A los tres días bajó su papá. Lo supe porque tenía aferrados a su cuello los brazos del pelado. Me enteré de que se emperró en no pagar la cuota obligatoria, y eso acá no se podía hacer”.

En esos momentos, en mi grupo ya casi todos llorábamos. Al viejo y curtido roble se le quebró la voz, y los ojos se le anegaron de lágrimas al recordar el macabro suceso. Serafín Oquendo Puentes mintió; todavía tenía lágrimas para derramarlas cuando volvía a su mente tanta ignominia y tanto dolor.

Cómo quisiera yo que las últimas lágrimas que le quedan al viejo Serafín sean de alegría, cuando en su pequeño pueblo, abandonado hasta por la Divina Providencia, llegue la hora del perdón y la reconciliación, y en su vieja silla de mimbre siga tardes enteras sin nada más que hacer que mirar tranquilo el raudo transcurrir del río de la Magdalena.

A propósito, por estos días, hombres de hielo y corazón de piedra desean a toda costa que don Serafín vuelva a tener trabajo… mucho trabajo.

Publicidad
Publicada por: ÁLVARO ROGERIO CÓRDOBA FUERTES
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.