Martes 10 de Febrero de 2015 - 12:01 AM

¿Cómo sería el futuro sin agua?

No haga parte de la generación que terminó de destruir el medio ambiente o simplemente no tomó en serio tantas advertencias. Más adelante sus descendientes pagarán un alto precio.

Comparta este artículo ›

¿Alguna vez se ha hecho esta pregunta? A pesar de las diversas campañas que se adelantan actualmente sobre la conservación y preservación del agua, aún existen muchas personas que siguen malgastando el líquido.

Pero pocas veces importa o se cuestiona sobre cómo sería el futuro sin agua, tal vez si realmente importarán las generaciones futuras, hoy en día se tendría más cuidado sobre su uso.

En redes sociales circula una carta escrita por un padre a su hija de 2070 de cómo era el pasado cuando se gozaba del agua.

El escrito dice: “Acabo de cumplir los 50, pero mi apariencia es la de alguien de 85. Tengo serios problemas renales porque bebo muy poca agua. Creo que me queda poco tiempo. Hoy soy una de las personas más longevas en esta sociedad”.

“Recuerdo cuando tenía 5 años: todo era muy diferente. Había muchos árboles en los parques, las casas tenían hermosos jardines y yo podía disfrutar de un baño de regadera hasta por una hora. Ahora usamos toallas empapadas en aceite mineral para limpiar la piel. Antes todas las mujeres lucían su hermosa cabellera. Ahora debemos afeitarnos la cabeza para poder mantenerla limpia sin agua. Antes mi padre lavaba el auto con el chorro de la manguera. Hoy los niños no pueden creer que el agua se utilizara de esa forma”.

Y continúa el escrito con intención de reflexión: “Recuerdo que había muchos anuncios que decían “Cuida el agua”, sin que nadie los tomara en cuenta; pensábamos que el agua jamás se podía terminar. Ahora todos los ríos, represas, lagunas y mantos acuíferos están irreversiblemente contaminados o agotados. Antes la cantidad de agua indicada como ideal para beber era ocho vasos al día, por persona adulta, hoy solo puedo beber medio vaso”.

También cuenta el hombre que en esa época, la época de sus hijos, nietos o bisnietos, la ropa es desechable, con lo que aumenta grandemente la cantidad de basura; “hemos tenido que volver al uso de los pozos sépticos como en el siglo pasado, porque ya las redes de desagües no se usan por la falta de agua”.

“La apariencia de la población hoy es horrorosa; cuerpos demacrados, arrugados por la deshidratación, llenos de llagas en la piel por los rayos ultravioletas que ya no tienen la capa de ozono que los filtraba en la atmósfera, inmensos desiertos constituyen el paisaje que nos rodea por doquier”, narra.

Pero estos no son los únicos problemas, ya que su salud también se ha visto afectada por la falta del líquido, presentan infecciones gastrointestinales, enfermedades de la piel y de las vías urinarias. Estas son las principales causas de muerte.

“La industria está paralizada y

el desempleo es dramático. Las plantas desalinizadoras son la principal fuente de empleo y te pagan con agua potable en vez de salario. Los asaltos por un bidón de agua son asunto común hoy en las calles desoladas. La comida es 80% sintética. Por la resequedad de la piel una joven de 20 años luce como si tuviera 40. Los científicos investigan, pero no hay solución posible”.

“Cuando mi hija me pide que le hable de cuando era joven, le describo lo hermoso que eran los bosques, le hablo de la lluvia, de las flores, de lo agradable que era bañarse y poder pescar en los ríos y embalses, beber toda el agua que quisiera, lo saludable que era la gente”, le cuenta el hombre a su hija.

Aún está a tiempo para que esta carta no sea una realidad a futuro. Recuerde que ya es momento de tomar conciencia, la naturaleza ya está ‘pasando su cuenta de cobro’. Nunca es de más para hablar del tema y no es tarde para ponerlo en práctica. Empiece ya.

Otras consecuencias de no tener agua

Lo más triste es que si esto fuera una realidad en el 2070, no se podría fabricar el agua, el oxígeno se degradaría por falta de árboles, lo que disminuiría el coeficiente intelectual de las nuevas generaciones.

Se alteraría la morfología del espermatozoide de muchos individuos, como consecuencia habría muchos niños con insuficiencias, mutaciones y deformaciones.

El gobierno incluso tendría que cobrar por el aire que respirara (137 m3 por día por habitante adulto). La edad promedio sería de 35 años.

Este hombre que narra la vida cuando se tenía y en su futura realidad, afirma que algunos países tienen manchas de vegetación con su respectivo río que es fuertemente custodiado por el ejército, el agua se ha vuelto un tesoro muy codiciado, más que el oro o los diamantes.

“No hay árboles porque casi nunca llueve y cuando llega a registrarse una precipitación, es de lluvia ácida; las estaciones del año han sido severamente transformadas por las pruebas atómicas y la industria contaminante del siglo XX”.

“¡Como quisiera regresar el tiempo y hacer que toda la humanidad comprendiera esto, cuando aún podíamos hacer algo para salvar a nuestro planeta tierra!”, concluye la carta con visiones a un futuro sin agua, lleno de recuerdos del pasado y cuestionado por generaciones que no tuvieron la culpa.

¿Cómo se imagina el futuro sin agua?

Camilo Augusto Quijano

6 años

Más difícil, porque sin agua me moriría. Sin agua no se pueden hacer cosas como el arroz, no me podría bañar.

Daniela

Alejandra

Bonilla

11 años

Seco, oscuro, como un pantano. No podríamos vivir, porque si no hay agua no hay plantas y si no hay plantas no hay oxígeno y si no hay oxígeno no viviríamos, nadie existiría, no sería mundo.

Mariana

Carvajal Galán

7 años

Me muero, nos morimos todos.

María José

Caballero Mejía

6 años

Si no hay agua no podríamos tomar agua, ni bañarnos, ni ir a piscina, ni lavar las manos, ni limpiar la ropa, no podría llover y no crecerían las plantas, no vivirían los peces, mueren las ballenas y los barcos no podrían pasar por ahí (el mar).

Eduardo Navas

Sicólogo social

La verdad es que los seres humanos somos extraños, y cuando tenemos algo lo damos por nuestro que va a estar para siempre, por ejemplo una persona no se preocupa por la salud hasta que no la pierde, o con lo hijos no nos preocupamos por ellos hasta que no crecen y se van. Básicamente el problema es que pensamos que el agua siempre va a estar ahí, que obviamente es un regalo que Dios nos dio y que creemos que siempre va a estar, pero ya se ha demostrado que el hombre sin agua no viviría, llegará un momento donde si seguimos como estamos no tendríamos realmente vida o como lo describe la carta, tendremos problemas de salud, de salubridad, de sed y otras grandes afectaciones. Dicen que la tercera guerra mundial será por el agua, por ejemplo, pues llegará un momento donde el dinero no importa porque si la prioridad es el agua pues la lucha será por tener ese preciado líquido.

El problema es que la mayoría no somos conscientes que se puede acabar o se puede contaminar tanto que ya no será potable, de hecho es difícil convertir el agua salada en agua dulce, se puede pero es un proceso bastante complejo y costoso, por lo cual no se ha podido llevar a cabo, digamos que donde ocurra lo que dice la carta, esa sería la única opción, pero es más fácil conservar el agua ahora que la tenemos, que pretender o pensar en llevar ese proceso.

Necesitamos elevar nuestro nivel de conciencia, de atención a las cosas realmente importantes de la vida, algunas cosas son reemplazables y poco importantes, pero cuando hablamos del agua, estamos hablando de la vida misma. Por ello es imperativo preservar el agua para preservar la vida.

Publicidad

Publicada por: LUISA FERNANDA RUIZ
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.