Domingo 13 de Septiembre de 2015 - 12:01 AM

Mirrey

En tan solo 15 días de apertura se puede decir que Mirrey es un referente de la comida mexicana en la ciudad. Un mexicano y una colombiana vivieron nueve años en Ciudad de México y fue el tiempo suficiente para despertar su amor, tanto entre ellos, como por la cocina típica del país azteca.

Comparta este artículo ›

Mirrey abrió en el sector de cabecera en Bucaramanga. Un lugar amplio y cómodo que tiene esa magia de hacernos olvidar que estamos en Colombia y transportarnos en medio de colores, historia, olor, música y sabor a un mundo de novelas, Chavo del 8 y por supuesto una gastronomía estudiada a pie de letra para el deleite de los comensales. “El proyecto lo formulamos desde México y contactamos a un amigo que tiene restaurantes allá. Desde ahí se estudió el enfoque que se le iba a dar al restaurante bar acá en Colombia y se empezó a tomar forma trayendo todos los elementos de decoración, las máquinas, chiles de distintas clases e ingredientes típicos de mi país”, cuenta Carlos Martínez Ulloa, propietario del lugar. El juego de platos de comida mexicana llegó a Colombia respetando la tradición y lo típico de distintas regiones del país en una carta variada desde carnes de todo tipo, mariscos, tacos, la famosa cochinita pibil, tacos de baja, tacos de carnitas, entre otras, en precios que oscilan entre los 8 y 25 mil pesos. “La propuesta llegó con la intención de que los bumangueses se reúnan en un lugar a compartir, hablar, ojalá entre amigos cualquier día de la semana, especialmente los viernes por la tarde como es tradición en México, departiendo cocteles y sintiéndose conectado con auténtica tradición azteca”, culmina Carlos. Informes: 6940438. Ubicados en: Calle 44 N° 35-09. Cabecera.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.