Martes 19 de Abril de 2016 - 12:01 AM

Beneficios de los materiales

Un producto se considera biodegradable cuando se descomponen por agentes naturales. Es decir, una descomposición mediante un proceso biológico natural.

Comparta este artículo ›

Durante el fin de semana tuve invitados en la casa. Decidimos compartir un almuerzo y para ello tuvimos que ir varias veces al supermercado. Nos sorprendía que por cada producto por más pequeño que fuera, don Alfonso, el tendero, siempre nos daba una nueva bolsa plástica. Por voluntad propia y cultura, en cada oportunidad las devolvimos y decidimos llevar las cosas en la mano. Pero al día de hoy y por más campañas a nivel mundial, puedo apostar que mis vecinos recibían las bolsas y llegaban a sus casas a arrojarlas a la basura sin pensar en reciclar o en reutilizar.

Así lo señaló el ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, quien aseguró que un colombiano gasta en promedio seis bolsas plásticas a la semana, lo que traduce en 288 al año, causando un fuerte impacto en la contaminación de ecosistemas marinos y acuáticos, ya que un recipiente de este material puede tardar hasta 150 años en degradarse, un número pequeño comparado con otros tipos de productos, ya que en su mayoría están fabricados de una baja densidad de polietileno. Así mismo, Vallejo dijo que para evitar la utilización de pequeñas e innecesarias bolsas como las que dan en farmacias o tiendas, solo se permitirán bolsas mayores a 30X30 centímetros y con un calibre específico, con el fin de soportar cargas pesadas y con un mensaje al consumidor sobre su uso responsable.

Hablar de materiales biodegradables, es una definición que no resulta tan común. Por lo general cuando un producto se puede considerar biodegradable es cuando se descompone por agentes naturales como el sol, microorganismos, el agua, plantas o incluso los animales. Es decir, una descomposición mediante un proceso biológico natural, que se podría reducir a entre 5 y 10 años, incluso a meses, dependiendo de su fabricación y materia prima.

A continuación conozca de manos de expertos cifras, datos curiosos y algunos elementos que contribuyen en la sostenibilidad del medio ambiente.

¿Cuánto tardan en desaparecer?

Un chicle: su tiempo de degradación puede durar hasta 5 años. Si pensamos cuantos chicles son arrojados al suelo cada día, el tema puede llegar a ser preocupante.

Mecheros o encendedores: acero y plástico pueden tardar en desaparecer hasta un siglo.

Aerosoles: la estructura metálica tarda hasta 30 años en eliminarse.

Bolsas de plástico: el gran quebradero de cabeza que se está intentando solucionar desde hace unos años, 150 años son los necesarios para eliminarlas.

Pilas: muchas veces encontramos pilas por los suelos, además de ser altamente contaminantes su capacidad de degradación es casi nula.

Colillas de cigarrillo: otro elemento muy común que se tira al suelo o al campo puede tardar hasta 2 años en desaparecer.

Icopor: es un plástico derivado del petróleo. El tiempo de degradación podría ser hasta de mil años.

Rafael Villabona Castillo.

Experto y Asesor Conceptos Técnicos Ambientales.

Según el experto, debido a la estructura con la que se fabrican los biodegradables, que están elaborados en un máximo porcentaje por materia prima natural, como por ejemplo el papel y el carbón, derivados de sacarosa y glucosa de origen vegetal, se acelera significativamente su proceso de extinción sin producir daños ni contaminaciones significativas.

El proceso de empaques, utensilios, ropa y demás productos biodegradables, suele ser más extenso precisamente porque no son materia artificial. Lo ideal, según recomienda Villabona, es la también reutilización de estos productos, es decir que en este campo también entra el reciclaje como plan de promover reutilización de materias primas.

“Por lo general los materiales primordiales en la fabricación de un producto biodegradable, son cáscaras de fruta, de vegetales, madera, paja, cartón, semillas, papel, algodón, lana, seda, lino, cera de abeja, detergentes y jabones biodegradables, restos de plantas, tazas y elementos de barro, algunos cosméticos, entre otros más. Reutilizar estos productos tiene cientos de beneficios desde el punto de vista natural y el relleno sanitario no produce tanto lixiviado, que es el último grado de contaminación ambiental”. Para finalizar, el experto recomienda la utilización de materiales hechos de esta forma, pues hace mucho más sostenible en medio ambiente.

Publicidad
Publicada por: POR: JHOAN CALDERÓN B.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.