Martes 03 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Con secadores solares mejorarían calidad de vida de población rural

Investigadores de la Universidad Pontificia Bolivariana, seccional Bucaramanga, y la Cruz Roja, crearon secadores de fruta e incubación, por medio del aprovechamiento de la energía solar.

Comparta este artículo ›

Mitigar la desnutrición y crear un modelo de negocio a partir de la deshidratación de fruta e incubación de huevos en zonas a las que no llega el servicio de electricidad de manera continua, es el objetivo un grupo de investigadores de la UPB y la Cruz Roja.

Es por ello que estos profesionales en el uso de nuevas tecnologías se dieron a la tarea de crear un secador que aprovecha la energía solar y sirve para llevar a cabo el proceso de deshidratación de frutas y verduras, lo que permite la conservación de los mismos y la producción de proteínas.

Además, esta iniciativa también pretende mejorar el modelo económico de las familias de las zonas rurales, por medio de la comercialización de snaps de los productos deshidratados, según explicó Fabio Alejandro Oviedo Celis, coordinador de la iniciativa desde la Cruz Roja, seccional Santander.

“Una de las mayores ventajas de este proyecto es que se enfoca en dos aspectos muy importantes. Por un lado, la UPB se encargó del desarrollo tecnológico para el diseño de los secadores y por otro, desde la Cruz Roja, nos enfocamos en el impacto social. Ahora, la idea que tenemos es que las personas de la zona rural puedan vender estos productos por medio de loncheras saludables”, indicó Oviedo Celis.

Hasta el momento existen dos secadores solares, uno de los cuales fue entregado en Málaga, Santander, y se usa para el secado de frutas como el durazno, banano, piña, manzana y fríjol, y el otro está en las instalaciones de la Universidad, en Bucaramanga.

¿Cómo funcionan

los secadores?

René Carreño Olejua, investigador y director del Centro de Desarrollo Tecnológico de la Universidad Pontificia Bolivariana, seccional Bucaramanga, explicó los detalles del funcionamiento de estos dispositivos.

“En zonas rurales del departamento es común que el flujo energético sea susceptible a fallas. Por ejemplo, un corte de energía puede durar entre uno y tres días en promedio, lo que ocasiona que ningún proceso sensible, que dependa de la energía de interconexión, pueda ser confiable y esto lleva a que existan grandes pérdidas en productos de consumo”, dijo el líder de esta iniciativa.

Por esta razón, lo que hacen los secadores es aprovechar la energía solar por medio de paneles, que calientan el túnel y hacen que la fruta o la legumbre pierda su humedad.

Aunque ya fueron puestos a prueba en la primera fase del proyecto, donde se evaluaron el montaje y resultados de la maquinaria, el proceso de deshidratación varía según las condiciones climáticas y las características del producto.

“El tiempo de deshidratación es relativo porque depende del clima. Así como hay días en los que hay sol y los productos están listos en 24 horas, hay días en los que llueve o está nublado y se puede demorar hasta cuatro días”, aclaró Fabio Alejandro Oviedo Celis.

Otra de las ventajas de este proyecto es que no tiene impactos ambientales negativos y ayuda a mejorar los índices de nutrición de la región.

Publicidad
Publicada por: VALESCA ALVARADO RÍOS
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.