Viernes 22 de Junio de 2018 - 09:42 AM

Indignación en Francia por la bofetada de un cura a un niño en su bautizo

La inesperada bofetada que un sacerdote propinó a un bebé durante su bautizo en un intento por tranquilizarle ha provocado la indignación en Francia, donde el vídeo que registró lo sucedido no ha tardado en hacerse viral en las últimas horas.

Comparta este artículo ›

Su diócesis anunció que se ha prohibido al cura, de 89 años, volver a celebrar bautismos y bodas.

En la grabación, de apenas 40 segundos, aparece en un primer momento explicando a los familiares cómo iba a desarrollarse la ceremonia, que, según el digital "CheckNews", tuvo lugar el 17 de junio en la región parisina.

El pequeño, de dos años y medio y nervioso, no para de llorar, lo que acaba con la paciencia del religioso.

"¡Tranquilízate!", le espeta segundos antes de darle una bofetada, que no hace sino aumentar el volumen de sus lloros.

El padre o el padrino arranca entonces de los brazos del cura al niño, que, según los medios franceses, sí acabó siendo bautizado.

La periodista de "Le Figaro" Émilie Geffray indicó en su cuenta de Twitter que la familia, que ha denunciado al religioso, nunca quiso que estas imágenes llegaran a la red.

La encargada de prensa de la diócesis explicó a "CheckNews" que el clérigo ha pedido perdón a la familia y que, aunque su gesto no es excusable, sí es "explicable: un bautismo es largo y el bebé lloraba mucho".

El sacerdote admitió hoy en la emisora "France Info" que no supo cómo actuar ante el pequeño.

"A su edad son grandes como para saber que está pasando algo, pero todavía demasiado pequeños para entenderlo. El niño gritaba mucho y yo tenía que hacer que girara la cabeza para echarle el agua. Le decía que se tranquilizara, pero no lo hizo", argumentó.

Publicidad
Publicada por: EFE, FRANCIA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.